Auténtica comida japonesa en medio del barullo de la Zona Rosa donde puedes disfrutar, a muy buen precio, de sabor tradicional nipón.

Prueba los clásicos como el arroz al vapor, tempura, teriyaki o sushi, pero si quieres la recomendación de un sensei pide algo más tradicional como el shabu shabu (un tipo de sopa que se cocina en tu mesa) o el shigayaki (puerco frito con jengibre, acompañado de arroz). Acompaña tu comida con una cerveza japonesa o un sake, y cierra como postre con el imperdible helado frito.

De lunes a viernes puedes encontrar el menú de comida corrida por $102, que ofrece sopa, arroz frito, rollos de sushi y plato fuerte. La carta tiene varias opciones, así que seguro encuentras algo de tu agrado. Es ideal para los que trabajan a la redonda.

La ambientación es sencilla y te hace sentir como si realmente visitaras en su casa a tu tía, la que vive en Japón, pero que nunca ves. Resaltan el sakura (cerezo japonés) artificial y un estanque con peces koi que, estamos seguros, han vivido tiempos mejores. Aunque se ven tranquilos por saberse parte del inventario y no del menú.
El lugar es pequeño como el pie de un geisha, pero no por ello igual de desagradable. Quizás lo más incómodo sea el espacio reducido entre las sillas que hace fastidioso el momento de levantarse o volverse a sentar… a menos, claro, de que tengas la agilidad de un Ninja.
Si no eres cinta negra comiendo con palillos, no te preocupes, también tienen cubiertos.