Tandoor es el lugar obligado para los que quieren gozar de un excelente manjar de comida exótica. Aquí se encuentra la verdadera cocina de India y Pakistán en todo su esplendor.

La carta es muy extensa, pero viene con claras descripciones de cada platillo, además de sugerencias y especialidades de la casa.

Una de sus entradas más representativas se llama aalu samosa, y son empanaditas de papa con especias. La masa es muy crujiente, la papa viene en trocitos y cada bocado tiene el delicioso sabor de las especies que lo acompañan.

Como plato fuerte es para recomendarse el pollo vindaloo. El mesero te dirá que este platillo es de los más picantes del menú, y sí que lo es. El pollo viene deshuesado y acompañado de papas. Ambos están bañados en esta salsa llena de condimentos y de un sabor muy profundo y dominante. Para acompañar considera un pulaoo de verduras, que es arroz basmati —es de los pocos lugares que sirven el auténtico—, un arroz lleno de fragancia proveniente de la India, de grano delgado y largo que va guisado con verduras y especias. Su sabor es bastante suave, lo que establece un balance con la fuerte salsa del vindaloo. No dejes de pedir un nan, la tortilla hindú hecha con harina de trigo y horneada al momento; es esencial para acabar de limpiar la salsa que queda en el plato.

Por cierto, si no estás acostumbrado a comida tan especiada o picante, el mejor remedio es un lassi: una bebida con yogurth que relaja el estómago.