Ramona Cocina

Artículo 123 116

Col. Centro Histórico

Tel. 9131 4609

Horarios:
lun-mié 10-19 h, jue 10-22 h, vie-sáb 10-0 h, dom 13-19 h.
Precios: $ 200 - $ 250
Formas de Pago:
TC: Todas
Efectivo
Sitio Web
Generos : Healthy food, Mexicana
Servicios: Abierto en Domingo, Ambiente familiar, Brunch, Estacionamiento cercano, Ideal para grupos grandes, Servicio de banquetes, Girlie

Basta poner un pie en el interior de este peculiar local para entender que sus dueños fueron marcados por Disney. Vitrinas llenas de juguetes, ilustraciones y un interiorismo simple pero llamativo, Ramona tiene una personalidad única. No hay peatón que no desvíe su mirada al interior del restaurante, aunque sea por unos segundos.

Para comenzar, es buena idea pedir un coctel. El Filemón, elaborado con frutos rojos, vino tinto y limón, resulta un alivio perfecto para un día caluroso. Si no, también cuentan con algunas cervezas y un trío de artesanales cuyo accesible precio te resultará tentador.

El menú se adentra en una cocina familiar y reconocible, con claras influencias mexicanas y uno que otro guiño a la dieta vegetariana. Está dividida de una forma divertida, como: “Del plato a la boca”, que relata las sopas. Tienen una de limón que intenta rememorar la tradicional yucateca de lima, pero se queda corta en sabor.

En el apartado de los fuertes, bautizado como “Barriga llena, corazón contento”, hay que saltarse la lasaña: la pasta resultó sobrecocida, le faltaba sazón y textura a los vegetales, aunque los ejotes salteados con ajo demostraron que no todo tiene que ir mal. Quienes sean fanáticos de la pizza, aquí las sirven en sartén y son muy populares.

Entre su oferta no podían faltar los postres, donde encuentras pasteles, una capirotada y diferentes nieves. Como la de coco con cardamomo, que si no te confiesan que es vegana, ni te das cuenta.

Pocos lugares le ponen especial atención a la música, pero aquí no es así. Su playlist está inspirada en –sí, adivinaron– las películas de Disney. Así que mientras comes, escucharás melodías y diálogos de dichas cintas. Y una de dos: o lo amas o lo odias después de la tercera y quieres salir corriendo.

Tal vez la propuesta de Ramona no brille por su cocina, pero este sitio puede presumir de tener uno de los espacios más originales y amigables del Centro Histórico.