Patagonia tiene el auténtico sabor del campo argentino. Este restaurante es más que cortes de carne, por ejemplo, se puede pedir una bondiola de cerdo con camote caramelizado, muy poco común aquí, pero bastante típico en Argentina.

De cualquier modo, siempre es rico comenzar con una empanada de carne o una provoleta de jitomate, ajo y albahaca, acompañada con un chorizo o mollejas para seguir con algún corte, como un vacío o un bife de chorizo, y terminar con un rico postre, como la chocotorta, una base de brownie con un mousse de dulce de leche. Una buena idea es pedir una jarra de clericot, o bien alguno de los vinos nacionales e internacionales que ofrecen. También manejan cervezas nacionales y artesanales, así como licores.

Patagonia
Foto: Patagonia

Este restaurante cuenta con un menú de desayuno, a partir de las 9:00 y hasta las 13:00 horas, con opciones como molletes, chilaquiles, enchiladas, jugos, licuados… En fin de semana, se recomienda reservar con un día de anticipación porque se llena, la gente va atraída por el pan argentino recién horneado. Patagonia muestra un rostro rústico y cálido, con una hermosa terraza, que por las noches se alumbra con velas.

Patagonia Parrilla de Campo, en el nombre lleva la penitencia, el menú está plagado de comida típica argentina en la que no todo son cortes de carne; incluye pescados y aves suculentos, de su horno sale el pan dulce argentino, ideal pedir los cañoncitos para acompañar un mate como cierre perfecto de tu experiencia de sabor.