Esta cafetería tiene al tres veces campeón nacional de baristas, un campeonato nacional de Arte Latte y un subcampeonato mundial de esta misma especialidad. Así que te puedes imaginar un poco lo que tienen para ofrecer.

El café que se maneja aquí es originario del estado de Guerrero y hace unos años dejaron entrar café veracruzano, ambos, de la más alta calidad. Por eso no es sorpresa que la gente de la colonia Del Valle atiborre el local.

Si no eres de la zona pero quieres conocerlo, te recomendamos la natilla con expreso o el Sky Blue, los amados por los conocedores. También tienen los clásicos como el americano, capuchino, latte, espresso etc. En caso de que el café te ponga como al gato Silvestre, tienen variedad de tisanas, infusiones frutales, smoothies y frappés.

Obviamente para acompañar tienen pan dulce, bollitos de nuez, cuernitos y sándwiches. Si tienes ganas de algo más, sirven desayunos y comidas. Para iniciar el día no te puedes equivocar si pides chilaquiles, molletes o sus ¡¡Santos huevos!! Y para la comida una pechuga al gusto o unas flautas ahogadas.

Otra cosa que hace única y diferente a esta cafetería es que es una escuela. Sí, aquí entrenan baristas y enseñan todo el proceso por el que pasa el café. Estos cursos son muy demandados, en su página puedes encontrar fechas y cupos.

El espacio es un poco reducido por eso de que se encuentra dentro del mercado Lázaro Cárdenas, pero se recompensa con la calidad y el amor que le ponen al café. Además con la compañía correcta se hace cálido y agradable. No hagas mucha sobremesa, casi siempre hay gente esperando que quiere probar las mismas delicias.