Merendero Las Lupitas

Plaza Santa Catarina 4

Esquina con Francisco Sosa

Col. Del Carmen

Tel. 5554 3353 / 5554 1345

Horarios:
lun-sáb 9-00 h, dom 9-23 h.
Precios: $ 70 - $ 160
Formas de Pago:
TC: Visa Mastercard
Efectivo
Sitio Web
Generos : Mexicana
Servicios: Desayunos, Abierto en Domingo, Cena después de las 23 horas, Servicio para llevar, Internet Inalámbrico, Ambiente familiar, Bueno, bonito, barato, De tipo clásico
En el desayuno, comida o merienda el gran sabor de mexico.

A sólo unas cuadras del centro de Coyoacán está la pintoresca Plaza de Santa Catarina, y en su esquina con Francisco Sosa, este tradicional merendero.

Sin duda tuvo mucho éxito en los tiempos de las grandes familias, pero incluso hoy sigue siendo famoso, no sólo por su comida, sino porque la gente desea revivir aquellas meriendas de los años 60 y 70. A pesar de contar con desayunos y comidas, las cenas son las que le dan la fama a Las Lupitas.

La tradición de este pequeño establecimiento son los frijoles maneados: frijoles peruanos machacados, preparados con queso chihuahua y, la clave: leche Clavel, que le da al platillo una consistencia espesa pero muy suave. Si estabas acostumbrado a acompañar los frijoles con pan o tortilla, con éstos ni siquiera querrás compartir ese sabor especial que deja cada bocado.

Otros platos que no te puedes perder son las chivichangas, hechas con tortilla de harina, frijoles y queso (éste está delicadamente derretido entre los frijoles y, en una mordida, sientes cómo el hilito de queso aporta el sabor cremoso); y los burritos de chilorio (que están un poquito secos, pero no es nada que dos cucharaditas de salsa roja no puedan resolver). Estos platillos pueden sonar ordinarios, pero lo destacable aquí es la sazón con que se cocinan los ingredientes. No los olvidarás en un buen rato y, probablemente, antes de que suceda, estarás de vuelta en Las Lupitas.

Como auténtico merendero que es, no podía faltar el atole de canela y las tradicionales coyotas: una especie de tortilla de harina pequeña y gordita rellena de piloncillo, típica de Sonora. Así cierras con broche de oro y el corazón bien contento, una experiencia que difícilmente podrías vivir en el seno de una familia moderna.

La decoración del lugar es muy a la usanza mexicana, con un gran colorido en sus paredes y repisas. La calidez del servicio, a su vez, te hace sentir que estás merendando en casa de tu abuela. Es la ex dueña del lugar, la Señora Eva Pintor quien te puede atender y recomendar los platlllos estrella del lugar.

facebook.com/merenderolaslupitas