Mar del Zur

Emilio Castelar 163
Entre Edgar Allan Poe y Pedro Calderón de la Barca

Col. Polanco Reforma

Tel. 5280 4360

Horarios:
lun-mié 13-00 h, jue-sáb 13-2 h, dom 13-18 h.
Precios: $ 850 - $ 900
Formas de Pago:
TC: Todas
Efectivo
Sitio Web
Generos : Pescados y mariscos
Servicios: Abierto en Domingo, Ambiente familiar, Área para fumar, Carta de vinos destacable, Internet Inalámbrico, Reservación recomendada, Servicio de banquetes, Servicio de bar, Servicio para llevar, Terraza, Valet parking, Cena romántica, Comida de negocios, Cumpleaños

Si nunca has escuchado nada sobre la cocina MEX-THAI, es porque no has ido a Mar del Zur, el restaurante que ha desarrollado este concepto, creado por el chef Eduardo Wichtendahl Palazuelos.

Acapulqueño de nacimiento, Wichtendahl se especializó en gastronomía tailandesa cuando trabajó en el Marriot Royal Garden Riverside de Bangkok. Fue así como empezó a gestarse lo que, a la vuelta de unos años, se convertiría en la cocina MEX-THAI, una fusión de técnicas e ingredientes mexicanos y tailandeses.

Ir a comer a Mar del Zur es vivir un momento que va más allá de la mera experiencia gastronómica. Además de ser uno de los restaurantes que alberga la fabulosa Casa Domit, su ambientación está inspirada en las láminas de Catherwood, un explorador y aventurero que dedicó su vida a viajar por el entonces “Mar del Zur”, como se le conocía al Océano Pacífico.

Mi recomendación para empezar a disfrutar del sabor MEX-THAI es el tempura de pez león, una especie que no sólo es difícil de pescar, sino de ver en la carta de un restaurante. Otra buena entrada son los tacos de soft shell crab, jaiba de concha suave rebozada con harina y acompañada con salsa de habanero y kakiague. Puedes acompañar cualquier opción con el mezcal de la casa, que es de Guerrero y tiene un toque de damiana.

Al momento en que vayas a elegir plato fuerte, ten muy en cuenta estas dos alternativas: el rack de cordero, que va marinado en una salsa de soya y miel; y el pescado bruja, cocido al horno en una tabla de encino, con chapulines y una salsa de coco con chile guajillo.