El lugar es perfecto para “comida casual de Oaxaca”. Te reciben con cacahuates estilo oaxaqueño (con la cáscara, chile, ajo y aceite). Son imperdibles las tlayudas de tasajo, carne enchilada o, nuestra favorita, la de chapulines.

Acompaña con un agua del día o con una Tierra Ahumada, cerveza artesanal oscura hecha en… sí, Oaxaca.