La comida china siempre es grata de comer: económica, con mucho sabor y llenadora. Además, se adapta a todos los bolsillos, hay restaurantes chinos muy costoso como también los económicos. La Isla del Dragón es un lugar al que vas a comer y, afortunadamente, la comida no sólo es rica si no también económica.

Por fuera, el restaurante no es nada del otro mundo, literalmente. Parece una fondita más del montón, lo bueno es que cuando entras, descubres un lugar limpio, amplio e iluminado, ideal si vas a hablar con amigos o con familia. Además, tiene una pantalla donde siempre pasan películas así que no te vas a aburrir.

Como la mayoría de los lugares de este tipo, su comida se sirve en buffet. Afortunadamente, su arroz no está sobrecocido ni agrio, está muy graneado y con el sabor justo. Entre las ofertas gastronómicas podemos recomendar el cochino agridulce, el pescado frito los tallarines y los rollos primavera.

Otra opción un poco menos pesada es la carne de res salteada con brócoli, cebollin y pimiento morrón una deliciosa oportunidad de probar un plato que no tiene tanta grasa como parece.

El pollo a la miel con ajonjolí está super rico y más si lo pides con el arroz frito especial con camarones, cerdo y pollo. El balance de los sabres hace de esta combinación una de las más comunes pedidas por los comensales.

Igual y si no te gusta el arroz, en la barra de buffet están todas las papas francesas que puedas comer. Una de las especialidades de la casa es el pollo General Tso: pollo capeado con soya y ajonjolí.

El pulpo cantones es otro gran favorito, bien picoso y muy blando, nada que ver con otros pulpos chiclosos y duros, aquí todo está bien cocido y con la sazón correcta. Es que es impresionante como de 25 guisados, ninguno te decepcione, y justo por eso, no hay día en que este lugar esté lleno.

Los postres son sencillos pero ricos, prueba las naranjitas chinas y el pie de limón casero, no te arrepentirás. Aguas, sólo aceptan efectivo.