La Hallaca es un lugar especializado en cocina venezolana. Su ambiente es completamente desenfadado: las mesas y sillas son metálicas y no tienen mayor adorno que el salero y las servilletas. Sin embargo, las apariencias engañan. Te vas a enamorar de este restaurante en cuanto llegue el primer plato a tu mesa.

Para empezar, te recomendamos la empanada de frijol con queso. Es de buen tamaño, doradita y sin grasa en exceso, acompañada por la tradicional salsa de cilantro venezolana. Después, una arepa peluda, rellena de carne mechada (carne deshebrada) y queso rallado. Podríamos decir que se trata de una pariente lejana de las gorditas mexicanas.

Para finalizar, una bebida que bien podrías tomar como postre: la chicha criolla, una especie de agua de horchata, cuyos ingredientes prácticamente son los mismos (arroz, tres tipos de leche, azúcar, vainilla y canela), pero es tan espesa que parece una natilla.