Un sitio con tradición, abierto en 1946, con un menú extenso en tortas, algunas de ellas preparadas solo durante la época de Navidad. ¿Quién dice que las tortas no son un buen alimento? En realidad son muy completas, contienen carbohidratos, proteína y vegetales. Tal vez no haya que exagerar en comer de más, pero la verdad es que una torta siempre es llenadora y práctica. Si no tienes tiempo para sentarte a comer, ésta es siempre una buena solución. Eso sí, hay que buscar un sitio donde las preparen con ingredientes de calidad y buena sazón. La Castellana es garantía de ello.

Aquí ofrecen variedad de este manjar. La torta que lleva el nombre de la casa encabeza la lista y contiene 80 gr de milanesa, 50 gr de chorizo y 56 gr de quesillo. En general, todas son bastante abundantes. La de pastor la complementan con quesillo y piña; la italiana es de jamón y queso manchego; la española lleva huevo, chorizo y quesillo. También hay de arrachera, jamón serrano, bacalao, lomo adobado, paté, tres quesos (manchego, amarillo y quesillo), pavo, salami y mucho más. Puedes pedir ingredientes extras de lo que se te antoje para completar tu torta; eso eleva el costo, pero seguro quedará a tu entera satisfacción.

Además de las tortas, en La Castellana hay ensaladas de arrachera, pollo, pavo y jamón serrano, entre otras opciones, así como variedad de sándwiches, papas fritas y postres. Por lo que respecta a las bebidas, ofrecen cerveza, refrescos, agua y té embotellado. Tienen otras sucursales, así que si la de Polanco no te queda cerca, checa su sitio web, porque además puedes hacer tu pedido en línea.

También debes saber que en La Castellana es posible pedir tortitas tipo canapé para tus eventos, así como hacer pedidos de más de 50 tortas, pero con al menos cinco horas de anticipación. Y en la sucursal de Santa Fe cuentan con el espacio suficiente para que organices tu cumpleaños o alguna otra celebración.