Por Aline Terrein

Desde que uno pisa La Casbah, un restaurante de cocina magrebí, se siente en la atmósfera algo diferente. Los olores son distintos, la música no es lo que suena en otros lugares de comida árabe, las mesas son circulares grandes y bajas, y las sillas fueron sustituidas por unos sillones.

Si entraste al lugar, tienes que aventurarte a probar los platillos tradicionales del Magreb. En el menú abundan exquisitos cous-cous: con garbanzos y pasas, con verduras, pollo o cordero. Cuando llegan los platillos, el mesero se toma toda la libertad de servirte a su gusto. Puedes compartir una orden, ya que aunque en el menú dice “personal”, es demasiado para uno solo.

La comida es deliciosa, pero el servicio es particular; si puedes dejar a un lado la idea de que la decoración y el ambiente harán tu noche, debes visitar este restaurante, simplemente, para comer rico.

Síguelos en facebook: http://www.facebook.com/pages/Restaurante-La-Casbah/115800428486599