Gaudi

Paseo de la Reforma 64

Esquina con Morelos

Col. Juárez

Tel. 5705 4911 (Ext. 165)

Horarios:
lun-dom 13-22 h.
Precios: $ 400 - $ 700
Formas de Pago:
TC: Todas
Efectivo
Sitio Web
Generos : Española, Internacional
Servicios: Reservación recomendada, Abierto en Domingo, Ideal para grupos grandes, Estacionamiento cercano, Servicio de bar, Carta de vinos destacable, Facilidades para discapacitados, Internet Inalámbrico, Para precopear
Cocina española. / http://www.hotelimperial.mx/
Aplausos para la alta cocina española de este lugar, el excelente servicio y la barroca decoración.

Reforma guarda muchas sorpresas y una de ellas se encuentra dentro del Hotel Imperial: Gaudi, un exclusivo restaurante de alta cocina española. De estilo afrancesado, rococó y con enormes jarrones chinos, cortinas con brocado, lámparas de prismas de cristal –como de abuelita–, duela brillantísima y un piano en medio (alguien suele tocarlo), este sitio se impuso al grado de apenarnos ante la posibilidad de hacer ruido con los cubiertos.

Un mesero incrédulo (éramos los únicos) nos condujo a la mesa. Otro, bonachón, reservado y desinformado, nos atendió. Aprovechando la XII Jornada Gastronómica del Bacalao probamos la crema de queso con bacalao. Deliciosa, pero tibia. Sentir el fuerte sabor del queso junto con los pedazos de bacalao en cada cucharada era un placer. El salmón con salsa de queso cabrera también estaba maravilloso; muy bien presentado, con cebollas delgadísimas alrededor, camarones encima y una cama de papa. Su sabor era fresco por el marisco y penetrante e intenso por el queso de cabra.

El colofón fue el postre: leche frita. Por dentro era como una natilla, pero semiduro; por fuera, capeado, con canela, azúcar y chocolate. A los lados tenía una jalea de mango. La combinación era perfecta… deliciosa.

Mientras los meseros se asombraban de ver a dos comensales pandrosones, nosotros estábamos en éxtasis culinario pese a la  música de elevador. Al salir de ese lugar estábamos muy contentos y vimos llegar un auto lujoso; tal vez era un político, lo habitual en este restaurante.