Los desayunos de fin de semana en La Fonda Garufa ya son un clásico de la Condesa, pero el menú de la comida sigue siendo la estrella. Originalmente, hace casi dos décadas, sólo había variedad de pastas, empanadas y cortes a la parrilla que se podían acompañar con vino. Ahora el menú incluye pizzas a la leña, ensaladas, pescados y mariscos, y platillos elaborados con ingredientes de temporada.

A manera de homenaje, algunas creaciones llevan el nombre de la gente que ha pasado por su cocina, por ejemplo, ensalada Lauro, fetuccini pesto Andreas o filete de pescado Juan. Además la carta de vinos también ha crecido y ahora cuenta con etiquetas de varios países, para diferentes gustos y bolsillos.

El ambiente es relajado para estar entre amigos o con la familia. El servicio es cálido y amigable, uno de los pretextos para visitar este lugar.