Tres generaciones de familia van en este restaurante que fundaron la abuela Conchita (Concepción Rioja) y Marcos Guillén en 1923. En un principio vendían tacos y garnachas, pero con tanto éxito, que tuvieron que ampliar tanto el establecimiento, como el menú. ¿El secreto? Las recetas de la abuela Conchita, originaria de Guadalajara.

Cabrito, arrachera, sopa de médula, caldo tlalpeño, mole poblano, criadillas en salsa verde o al mojo de ajo… platillos de la cocina mexicana con una sazón adictiva. Si va a ser tu primera vez, seguro que querrás más. Eso sí, cuando vayas te recomendamos estar atento para que no te vayas a seguir, pues hay muchos vendedores ambulantes en la calle. De hecho esa es la razón por la cual El Taquito ya solo ocupa un piso y dos salones. Hubo un tiempo en que ocupaban dos plantas y ocho salones, pero con eso del ambulantaje han batallado mucho.

Ahora está a cargo el nieto de la abuela Conchita, Rafael Guillén. Él afirma que este fue el primer restaurante con concepto taurino, ya que su abuelo conoció a muchos toreros, entre ellos a Rodolfo Gaona, y era muy aficionado a la fiesta brava, de ahí que decoró el lugar con este tema. En sus buenos tiempos, el Taquito fue visitado por personalidades como Emilio Portes Gil, Fidel Castro, Marilyn Monroe y John F. Kennedy. También fueron seleccionados para dar de comer a Juan Pablo II en 1979. Y después también han servido en la mesa a Vicente Fox.

Las recetas de la abuela Conchita siguen funcionando y la sazón aún es bastante buena. El servicio de bar maneja aperitivos, digestivos, destilados, fermentados, todo lo que te apetece para acompañar los platillos mexicanos. Además, cuentan con coctelería clásica y mixología contemporánea.