Tacos para trasnochados desde hace más de 55 años. El Gallito es todo un clásico para los chilangos, pues ya son varias las generaciones que saliendo de la disco, el bar o el antro, en ese orden, o simplemente de la fiesta, se van a este restaurante a recargar energía. Se puede decir que es un lugar muy democrático, pues aquí llega de todo, gente de teatro luego de dar función, políticos, jóvenes, parejas, familias, pero sobre todo amigos.

Y aún cuando abren toda la noche, excepto los domingos, es un lugar bastante seguro. También es un sitio para ver eventos deportivos porque cuenta con pantallas grandes. Ya sea entrada la noche o la mañana, aquí siempre encontrarás una sopa de médula, un menudo o un pozole bien calientitos para contrarrestar el frío. O unos tacos al pastor o al carbón de bistec, chuleta, chorizo, arrachera, árabe y demás para aplacar el hambre y, por supuesto, con sus respectivas salsas, de las cuales hay variedad tanto de ingredientes como de picantes.

El menú de alimentos es bastante amplio y a precios accesibles. Cecina, chicharrón, queso fundido, quesadillas, gringas, alambres, tortas de lo que se te ocurra, sándwiches, pepitos, tostadas, flautas, huaraches, sopes, ensaladas, y hasta enfrijoladas, chilaquiles y huevos para el desayuno. Pero lo más cálido aquí, siempre es el ambiente con una atención amable y eficiente del equipo de meseros.

Para acompañar los alimentos manejan cerveza (la única bebida alcohólica), aguas de frutas naturales y refrescos. En El Gallito siempre están atentos de sus clientes y si ven, por ejemplo, que predominan las parejas, ponen música romántica, o si son grupos de amigos, lo más probable es que se escuche algo más movido, de moda o de acuerdo a la edad. Así que no estamos seguros si el Gallito es un lugar para terminar la fiesta o para continuarla.