Nombrado así en honor a la Diana Cazadora, quizás la fuente más famosa del país, y misma que podrás admirar mientras disfrutas de una de las mejores ofertas gastronómicas de la ciudad.

El restaurante Diana ha pasado por varias manos y etapas. La más reciente corresponde a Sylvain Desbois un chef francés que, como muchos, se quedó en México prendado de sus ingredientes y su cocina. Lo anterior explica la creación de platillos como la langosta al pastor o el pozole de pato.

Otras interesantísimas ofertas son el sándwich de lubina en pipián verde, el confit de pierna de pato con chicharrón y los buñuelos de huauzontles.
Los domingos hay brunch con barra de mariscos, menú italiano, postres y mimosas, para que pases a darte tu mimadita necesaria.