Generalmente, los hoteles que tienen su propio restaurante los tienen para satisfacer a su clientela las 24 horas, garantizando así la comodidad de su clientela. Es muy escaso ver que un restaurante de hotel tenga sus propios clientes y más aún, clientes fieles pero aquí les presentamos a El Chicote, uno de esos casos.

 

La comida buffet es una oferta plena pero peligrosa, justamente por la enorme variedad de platillos disponibles, es bastante difícil lograr que todos queden bien, sin embargo, el chef del Chicote lo logra porque su secreto está en su pasión.

 

Lo bueno del buffet de este lugar es que no van brincando de tema en tema, su comida es muy mexicana, muy criolla así que no vayas a este lugar si quieres encontrar sushi o un corte de carne argentino.

 

Desde las 7:30 de la mañana, las puertas están abiertas para recibir a los comensales con una generosa variedad de desayunos: yogurt, frutas, cereales de varios tipos, una cafetera italiana capaz de dispensar todo el café que puedas tomar, chilaquiles, huevos revueltos e incluso puedes ver como preparan tu quesadilla con tortillas hechas a mano. Suculento.

 

Aguas, si bien hay buffet casi todos los días, los martes y miercoles no hay buffet para el desayuno.

 

A las 1 de la tarde empieza el buffet y aquí es cuando El Chicote se llena de comensales; el buffet tiene mas de 20 guisados, incluyendo: asopado de mariscos, pollo con crema de champiñones, spaghetti, chicharrones verdes y chiles rellenos.

 

El buffet incluye gelatina con leche, flanes, frutas con crema y para finalizar, un rico café. A la hora de la cena, es sólo comida a la carta.