Central Central

Av. Javier Barros Sierra 540
Esquina con Tres

Col. Santa Fe

Tel. 5292 9687 / 5292 3168

Horarios:
lun-mié 13-00 h, jue-sáb 13-1 h, dom 13-18 h.
Precios: $ 600 - $ 800
Formas de Pago:
TC: Todas
Efectivo
Sitio Web
Generos : Española, Internacional
Servicios: Abierto en Domingo, Ambiente familiar, Área para fumar, Carta de vinos destacable, Ideal para grupos grandes, Internet Inalámbrico, Musica en vivo, Servicio de bar, Servicio para llevar, Terraza, Valet parking, Cena romántica, Comida de negocios, Cumpleaños

La discreta puerta de entrada de este restaurante es un engaño: detrás de un cristal (de piso a techo) y una hostess sonriente, hay un salón bullicioso que toma por sorpresa. La bienvenida es el barullo de los cacerolazos que inicia en la cocina abierta y se propaga con brindis, risas y conversaciones que se extienden hasta la terraza. Es jueves a las ocho de la noche, día y hora pico del lugar.

Central Central es el restaurante hermano del Central Brasserie, conceptos que guardan una línea de diseño y arquitectura impecables (por Luis Felipe Castro). Tienen en común el raw bar que luce las patas rojas de los cangrejos y las conchas de los ostiones y se distinguen porque uno tiene inclinación francesa (el Brasserie) y el otro española; influencia que se hace notar con un carrito que circula y ostenta una gran pata de jamón lista para su sacrificio.

El salón está dividido en espacios autónomos con diferentes ambientes: un “sobrio” comedor que contrasta con el resto del lugar, una larga barra para solitarios y una sala que parece la estancia en la que un inglés compartió habanos y cognac con sus colegas. Para rematar está la terraza, con recovecos y chimeneas; lugar por excelencia de la fiesta y el precopeo.

Si tu intención es comer te recomendamos quedarte en el lado serio, estarás más cómodo y atento a platos como el potaje de alubias con almejas o el chuletón (al que le vendría bien un poquito de sal de grano). A la terraza le van mucho mejor las tapas: tostadas de buey (unas brochetas con carne y pimiento), el pulpo a las brasas con salsa de chile y romero o una selección de quesos de oveja con un vino tinto. Son grandes partidarios de la champaña (consentidos de la marca Veuve Clicquot), la venden por copeo, en cocteles y al 2×1 durante su hora feliz todas las tardes de seis a ocho.

Para los que acuden a este lugar con el sabor de boca que les dejó el Central Brasserie conservan algunos platos de corte francés, la sopa de cebolla es el mejor ejemplo. Y de postre, un regreso a lo español con los churros con chocolate o la leche frita.

Si eres de los que disfruta de noches agitadas, con todo y dj, y las celebridades, vaya que lo es. También hay que agradecerle la inyección de energía a Santa Fe (al Santa Fe corporativo al que estamos acostumbrados). Reservar no es un requisito pero sí es recomendable.