Café la Blanca

5 de Mayo 40
Entre Isabel la Católica y Motolinía

Col. Centro

Tel. 5510 9260 / 5510 0399

Horarios:
lun-dom 7-19 h.
Precios: $ 100 - $ 150
Formas de Pago:
TC: Visa Mastercard
Efectivo
Sitio Web
Generos : Internacional, Mexicana
Servicios: Abierto en Domingo, Ambiente familiar, Desayunos, Estacionamiento cercano, Ideal para grupos grandes, Internet Inalámbrico, Servicio para llevar, Comida de negocios, Cumpleaños, De tipo clásico, Para socializar, Para ver deportes

Si un lugar vio la Revolución Mexicana, la promulgación de la Constitución, los juegos Olímpicos del 68 y muchísimos eventos más, definitivamente merece ser visitado. Por eso no hay ninguna como La Blanca. Este establecimiento se fundó en 1915 y lleva más de 100 años ofreciendo su comida típica, convirtiéndose en una deliciosa tradición.

Ya sea que vengas a desayunar o a comer, siempre encontrarás platillos populares, ricos y bien servidos. La oferta de comida es la misma en la mañana y en la tarde.

Para el desayuno te recomendamos la machaca con huevo, acompañada de tortillas y frijoles; o el omelette nopalli –relleno de queso fresco y trozos de nopal–. Los clásicos chilaquiles o los sabrosos molletes, son una buena opción. Para rematar ese nutritivo desayuno, pide el favorito café con leche.

A la hora de la comida la cosa se pone buena. Empieza con una sopa de fideos, o un consomé de pollo. Para el plato fuerte puedes escoger entre antojitos, carnes, pescados y aves. Los tamales son de lo más pedido, al igual que la costilla de res con sus diversos acompañamientos. Las enchiladas suizas gratinadas son un must. Acompaña estos sagrados alimentos con alguna de sus distintas bebidas, el granizado de mora azul o la soda italiana de cereza son opciones buenas y diferentes.

Este lugar parece congelado en el tiempo, con sus mesas simples pero antiguas y decoración sobria, se respira un aire centenario pero no por eso poco acogedor. Si vas solo, hazle compañía a alguien más y siéntate en la barra, igual y hasta ligas. No te preocupes si no vas de inmediato, seguro tienes otro siglo para conocer La Blanca.