De este local miniatura salen una de las mejores hamburguesas de la zona y alrededores. Su belleza radica en su simplicidad. Burgers by Buba afirma que sus hamburguesas de carne son cien por ciento rib eye y que los bollos son hechos en casa, porque su filosofía es mantener la calidad y ofrecer un sabor fresco, sin conservadores. Ellos directamente muelen la carne y hasta hacen el helado que utilizan para sus exquisitas malteadas. El combo ganador es casi un diner americano: la hamburguesa con queso ($89), más unas papas perfectamente fritas ($38) y su famosa malteada de Nutella ($76). No hay dieta que se resista. Pero si no te apetece tan buena carne, puedes pedir la hamburguesa de portobello sencilla ($85).