¿Qué puede ser más bonito que una terracita techada a orillas de la calle? no hablo de una  terraza vulgar apostada en la calle como la mala improvisación de un acto circense. Hablo de un sitio diseñado para ver pasar la vida, sin preocupaciones y con una buena y refrescante cerveza. Esa es la visión de Bacán.

En Colombia y Perú, Bacán significa: chido y bajo esa premisa simple pero efectiva, este lugar abrió sus puertas para hacernos felices. La comida de Bacán, es ante todo, una apuesta por lo sensorial.

Sensualidad, vitalidad y elegancia. Son los adjetivos que distinguen sus platillos de otros. Aunque a simple vista, parecieran ser algo simples, lo cierto es que son sustanciosos y muy bien hechos.

Uno de los platos más celebrados de la casa son las chimichangas de cochinita pibil, solicitadas a más no poder y super celebradas por los fieles. Otra delicia digna de ser probada es la hamburguesa al grill, una jugosa carne tan bien condimentada, que suele pedirse más de una.

Pero el plato celebrado de la casa es, sin lugar a dudas, el pulpo a las brasas: tentáculos de pulpo acompañado de ensalada con espinaca y tomates cherry. Un platillo delicioso, el más fotografiado del menú.

De postre ¿qué tal una copa de yogurt griego con granola y miel? suena suculento ¿verdad? pues ese es el buen recuerdo que deja este lugar.