Atalaya Bosques

REVISIÓN GENERAL
Atención
Calidad
Ambiente

Prolongación Bosques de Reforma 1813 int. Local 20 y 22

Esquina con Av. Loma de la Palma

Col. Lomas De Vista Hermosa

Tel. 5259 3636 / 5259 2428

Horarios:
dom-mié 13-18 h, jue-sáb 13-00 h
Precios: $ 500 - $ 700
Formas de Pago:
TC: Todas
Efectivo
Sitio Web
Generos : Española, Internacional
Servicios: Reservación recomendada, Abierto en Domingo, Comida de negocios, Valet parking, Área para fumar, Servicio de bar, Servicio para llevar, Carta de vinos destacable, Facilidades para discapacitados, Buenos postres, Internet Inalámbrico, Ambiente familiar, Cumpleaños, Girlie, Para socializar
Atalaya. / https://www.facebook.com/restauranteatalaya?fref=ts

Por: Pedro Reyes

Este lugar se encuentra en un proceso de transición de lo clásico a lo contemporáneo. El responsable de esta vuelta de tuerca se llama Atzín Santos, un cocinero con sangre oaxaqueña y veracruzana que lleva largo camino andado por fogones de México y el mundo. Está curtido en una técnica europea, pero domina el ingrediente local como pocos. Los platos están conformados por producto –zanahorias, tomates, rábanos, quelites…– que se cosecha dos veces a la semana en un rancho cercano, en el pueblo de Magú, en el Estado de México.

De ahí su aguachile negro con sandía y aguacate y la sensualísima vieira con yema de huevo. Los emplatados son fascinantes –como el robalo en perfecta cocción sobre un espejo de pipián verde– y los sabores provocan: ¿no te darías un taquito al pastor de pork belly? Uno de los protagonistas del menú (que creo se convertirá en el favorito de la gente) es el cochinillo, que presume una corteza crujiente y se acompaña con un puré ligero y salsa martajada. El salado exacto y su lenta cocción lo convierten en un platazo.

Creo que el siguiente paso en esta transición es empujar por afinar los detalles del lugar: mejorar la música, rediseñar el look de la carta y esos pequeños guiños que hacen que un restaurante dé el salto. El ambiente es agradable, pero hay que batallar con la ubicación: no cualquiera se da el rol hasta Vista Hermosa todos los días. Tampoco hay por qué temer. El servicio es magnífico, el buen Andrés Amor se está encargando de los vinos y, lo más importante, al cocinero correcto ya lo encontraron. Ahora hay que trabajar en Atalaya como un todo que renace. Van por buen camino. 

Facebook.com/restauranteatalaya

REVISIÓN GENERAL
Atención
Calidad
Ambiente
COMPARTE