Restaurantes de época

Deliciosos viajes en el tiempo

julius2043/flickr

Todo lo que sea temático es una gran excusa para salir de lamonotonía. Esperamos con ansias las olimpiadas y mundiales de futbol, al igualque ciertas temporadas del año como navidad y halloween. La verdad es queamamos ver programas especiales en la tele, disfrazarnos y adornar nuestracasa. Que tire la primera piedra aquel que nunca haya metido un pino a su casapara retacarlo de porquerías ni se haya disfrazado de Lady Gaga (bueno, o debruja, hada, duende, etc.).

La espera suele ser inquietante (en especial para losniños). Por eso a continuación te presentaremos algunos restaurantes que nosolo te sacarán de tu monotonía diaria, sino que hasta te transportarán a otraépoca:

Johnny Rockets
Tuvieron una idea muy sencilla (y exitosa): retomar elambiente y diseño de un clásico dinner americano, y vender hamburguesas,  malteadas, refrescos y nostalgia alpúblico contemporáneo. Al entrar te sentirás como en la película de "Vaselina",así que pide un flotante de helado de vainilla con coca y unas papas a lafrancesa (también chopeadas en el helado de vainilla, por supuesto), parasentirte como todo un miembro de los T-birds.
Parroquia 179, Del Valle, 5627 8491

Barracuda
La idea es similar a la de Johnny Rockets: piso de cuadros,rocola, y todo el ambiente cincuentero. Con la pequeña diferencia de que todo(desde el diseño y ambiente, hasta el menú) tiene un aire más gourmet. Deberíaexistir un monumento a sus espumosas, cremosas y engordadoras malteadas, a susjochos y hamburguesas perfectas, y a sus grasosas y crujientes guarniciones.
Nuevo León 4-A, Condesa, 5211 9480

 Chiandoni
A diferencia de los dos restaurantes de arriba, éste notenía la intención de ser temático. Pareciera que el lugar se quedó congeladoen la década de los cincuenta, pues no han remodelado nada desde entonces,hasta las meseras parecen ser las mismas. Encontrarás postres de la época, comobanana split, helado de limón con coca-cola y malteadas.
Pennsylvania 25, Nápoles, 5523 8379

 El Mesón del Cid
En esta ciudad se puede viajar mucho más atrás que a lagringolandia de los años cincuenta. Es más ¿Qué les parecería un viaje a laEuropa medieval? Pues sólo tendrán que entrar a este restaurante, cuyaambientación (vitrales, armaduras, escudos, etc) lo hace parecer una pequeñasucursal del antiguo reino de Camelot. O más bien de Castilla, puesto que lacomida es española; No dejes de pedir la tortilla de papa, fabada o el arroznegro (acompañado de una generosa cantidad de mariscos).
Humboldt 61, Centro, 5512 7629

 Casino Español
Su techo, altísimo y elegantemente garigoleado, sus enormescandelabros, sus mesas detalladamente arregladas, y el estilo rococó que se respiraen todo el lugar; te harán sentir como si estuvieras cenando en un castillo dela Francia victoriana, lo único que falta para completar la fantasía es que tepongas una peluca blanca y un vestido ampon con un corset apretado (aunque nolo recomendamos, pues sería algo redículo). Lo que si recomendamos, es pedir los pulpos a laGallega o la paella, acompañados de un buen vino.
Isabel la Católica 31, Centro, 5521 8894

 La Ópera
Se trata de un restaurante-bar con mucha historia, el lugarexiste desde tiempos de don Porfirio. Es considerado, por el Museo deAantropología e Historia, como una joya de la ciudad. Si te fijas bien en el techo hastapodrás encontrar el agujero que dejo una bala que soltó elmismísimo Pancho Villa. Así que ve a probar la ternera al horno acompañada deunos tragos, para celebrar al estilo revolucionario de principios de siglo.
5 de mayo 10, Centro, 5521 8375

 Oca
No todos nuestros viajes en el tiempo serán hacia el pasado,también intentaremos echar un ojohacia el futuro. El oca es tan absolutamentemoderno que hasta sentirás como si te estuvieses transportando veinte añoshacia delante. Sus espacios grandes, abiertos y algo minimalistas no son nadaque nunca hayamos visto, pero el conjunto es tan moderno y bien logrado queseguramente dentro de 20 años (cuando dejemos nuestro coche volador en el valetparking) la mayoría de los grandes restaurantes lucirán así.
Moliére 50, Polanco, 5281 5052