Porque amamos los tacos, una guía taquera por el Centro Histórico

Un taco al día es la llave de la alegría

Ir al centro y no echarse unos Cocuyos es como no haber ido
Foto: Diana Féito

Visitar el Centro Histórico siempre es una buena idea. El día se pasa entre museos, cafés, restaurantes y cantinas, pero para el antojo taquero hay una buena cantidad de alternativas. Pastor, suadero, canasta, chorizo y tripa, no hay paladar que no sea satisfecho con alguna de las opciones de la ruta taquera que te proponemos.

Los Especiales

Si al caminar por la calle de Madero te encuentras con una larga fila de personas, es muy probable que sea por esta taquería. Sólo hay tacos de canasta, pero son baratos y ricos, un combo ganador. La discreta fachada esconde la amplitud del local, así que es probable que encuentres asiento o por lo menos no tendrás que comer parado en la calle. Cada taco cuesta $6 pesos y con cinco estarás más que satisfecho.

El Huequito

De esta taquería hay varias sucursales regadas por la ciudad, pero la de Ayuntamiento es la buena. Fue bautizada en honor al hueco que alberga el local. Sólo el trompo y el cajero caben en el espacio de apenas un metro cuadrado. Aquí comes parado y los tacos van sin cilantro. Advertimos que son caros (considerando su tamaño) pero están en el top tres de tacos al pastor en la ciudad.

Ricos Tacos Toluca

Estos no son sólo tacos, son ricos y lo llevan en el nombre. Con ingredientes traídos directamente de la capital mexiquense, la taquería es una de las favoritas para echarse una cecina, chorizo y por supuesto, el tradicional obispo entre dos tortillas. Cada taco va acompañado con papas, cebolla y nopalitos. Si no sabes qué salsa echarle, te recomendamos dejarte llevar por el enorme molcajete que resguarda la verde.

Los Cocuyos

“A la luz de los cocuyos te quiero mirar bonita sin penas”, dice una canción de José Alfredo Jiménez y es que el nombre de esta taquería remite a un animal parecido a la luciérnaga. Su origen proviene de la calle donde se ubica, pues a altas horas de la noche, es lo único que ilumina el paso. Del pequeñísimo local salen uno de los mejores tacos de suadero y tripa. Ya que si quieres una cerveza, puedes pasar a la cantina Tlaquepaque y pedirlos desde la comodidad de tu mesa.

El Taquito

Tras sortear una buena cantidad de puestos ambulantes aparece una pequeña puerta donde se vislumbran unas escaleras. Al subirlas encontrarás un restaurante de grandes dimensiones tapizado de motivos taurinos. Desde 1923 alimentan a visitantes y locales que buscan echarse un buen taco. Aunque su menú va más allá de ellos, pero son un buen pretexto para conocer uno de los primeros locales dedicados a la tauromaquia en la ciudad.

Los Arandas

Por el rumbo de la Catedral y el Zócalo de la ciudad se encuentra esta popular taquería donde el pastor y el suadero son los protagonistas. Aquí las tortillas están hechas a mano y sus salsas son deliciosas. Las gringas son mención aparte, pues además de la tradicional con pastor, pueden ir con con pollo o bistec. Y ya para seguirle entrando al queso también tienen alambres.

COMPARTE
Viajera apasionada por descubrir historias y experiencias a través del paladar. Siempre la encontrarás comiendo algo rico y compartiéndolo en sus redes sociales.