Pedazos dulces para tus difuntos

Editores Tragones: Pan de muerto

Getty Images

El Día de Muertos se acerca y los Editores Tragones de Chilango te decimos en dónde puedes conseguir ese pan de muerto para tu ofrenda y/o para sopearlo en una tacita de chocolate espumoso.

El Globo $69

Georgina: La textura de la masa no es muy agradable en el paladar, es un poco chiclosa lo que provoca que se difícil de masticar; además tiene un sabor muy fuerte a cítrico, y eso que no era el pan de muerto sabor a naranja.

Hugo: El pan no tenía una textura agrabable, parecía chicoloso en la boca. Su sabor es fuerte, se aleja de lo dulce para tender a lo amargo, aunque a algunas personas les gusta así. Tampoco lo percibí tan esponjoso, ni tan seco. Está comible y ya.

Mariela: Es un sabor clásico al paladar, pero le falta chiste. Los sabores no sorprenden; está bueno…cumplidor.

Sasha: Le falta cuerpo a la masa y el sabor es muy fuerte para mi gusto. La cantidad de azúcar está excedida y la pieza de pan en general seca. Pero te regalan un imán en forma de calaverita para que adornes tu refrigerador.

Dónde: 16 de septiembre #14, Centro.

La Ideal $45

Georgina: Anteriormente ya había probado panes de este lugar y nunca me había tocado uno tan seco, no sé si se deba al exceso de azúcar que le ponen o que la masa realmente no esté fresca. Este pan es para lo que quieren sufrir un coma diabético seguro.

Hugo: El pan parecía glaseado de tanta azúcar que tenía, algo que en lo personal no me desagradó porque me gusta lo dulce, pero para algunos podría ser un exceso. Lo que sí, es que lo noté más seco que el de El Globo. Las partes que me comí y que no tenían azúcar no sabían a pan, más bien sabían como a caja. Si lo pruebas con azúcar, sabe sólo a eso, azúcar.

Mariela: Tiene mucha azúcar y le falta sabor al pan. De consistencia está en su punto, ni muy seco ni muy húmedo. Al final no está mal, pero le falta alguna característica o cualidad para salir a comprarlo.

Sasha: La caja en la que lo venden está muy linda (blanca con el dibujito de un papel picado color naranja), ese detalle me gustó. El pan tiene demasiada azúcar para mi gusto. Al sacarlo de la caja parece que esta glaseado y no espolvoreado. La masa se seca muy rápido y es  complicado partirlo.

Dónde: 16 de septiembre #18, Centro.

Hackl $68

Georgina: De entrada, el pan tiene una linda presentación porque viene sobre una blonda de papel, lo cual inmediatamente me remite a que es un pan que se vería excelente en mi ofrenda. Su consistencia es buena pues al partir los trozos, estos salen perfectos. La cantidad de azúcar es buena.

Hugo: El sabor estuvo genial: en su justo medio, ni muy dulce ni muy amargo. Al comerlo no se siente ni chicloso ni muy seco. Realmente parece pan, porque está esponjadito y sustancioso.

Mariela: A la vista parece que va a estar seco y duro, pero al morderlo encuentras la consistencia ideal. Tiene el sabor tradicional del pan de muerto, pero con toques aromáticos que lo acompañan. Empatado en primer lugar de esta selección.

Sasha: La presentación es muy bonita. Puedes sacarlo del empaque y ponerlo en la ofrenda. El sabor no es el tradicional pero tiene un toque de naranja que le da muy buen sabor. La propuesta de ponerle granos de azúcar más grandes lo hace visualmente diferente. Tiene la cantidad de azúcar perfecta para combinarlo con una taza de chocolate.

Dónde: Atlixco 100 esq. Michoacán, Condesa.

Fonda Garufa $90

Georgina: El ganador, el más tradicional. Masa con buena consistencia, en el paladar el pan es suavecito, destaca un rico sabor a mantequilla y se agradece la cantidad exacta de azúcar súper finita. Sencillo, sin mucho que experimentar.

Hugo: Mi pan favorito de todos los que comimos: está súper suavecito, el azúcar que tiene está muy fina y de verdad abona al sabor del pan, no lo elimina. Su sabor es ligeramente dulce como me gusta y es tan suave que es el único que si lo tomas con chocolate se te deshace en la boca. 100% recomendado.

Mariela: Es suave, el pan está en su punto, a mi gusto, más húmedo que seco, casi se deshace en la boca. Resalta el sabor a mantequilla, sin que sea grasoso. Es un poco adictivo: no se puede comer sólo una rebanada. El favorito.

Sasha: Por mucho mi favorito. El sabor del pan se mantiene un buen rato en la boca. Está espolvoreado con azúcar refinada (como en la receta tradicional) y la masa es suave pero con buena consistencia para que sea fácil de partir. Este es el que yo compraría para compartir.

Dónde: Michoacán 93, Condesa.

Panis $14

Georgina: Podría pasar por un pan más de forma redonda y bañado con azúcar. No se logran apreciar los tradicionales huesitos que diferencian a un pan de muerto de otros.

Hugo: Se parte muy sencillamente. Es firme sin ser duro, por lo que de verdad se siente como un pan tradicional, lo cual se agradece (¿o no les pasa a ustedes que cuando intentan partir pan o se aplasta o se desmorona todo? Pues a éste no le pasa). Le faltó más sabor para mi gusto y sabe ligeramente seco.

Mariela: Nos contaron que es la receta secreta de la abuela. Ciertamente es diferente a los demás, con un marcado sabor a naranja. La consistencia es perfecta. El azúcar no es excesiva. Fue el favorito de mi hija.

Sasha: No tiene forma de pan de muerto. El pan estaba seco y percibí mucho el sabor de la mantequilla. La versión individual es la necesaria para matar el antojo.

Dónde: Agustín González de Cossío 109, Del Valle.

La Panadería $15

Georgina: Al ser un pan de la panadería de Elena Reygadas, evidentemente iba con mucha expectativa y no me decepcionó. Aunque no es un pan tan tradicional, pues le añade el sabor a naranja y especias, su presentación es muy linda. Huesitos bien definidos, y azúcar la necesaria para que no opaque los demás sabores que se le agregaron y que lo hacen diferente al de otros lugares.

Hugo: Me supo seco, pero tiene naranja y es un sabor muy diferente al resto: tiene toques “hierbosos”, de especias; no es dulce y se nota que es más gourmet. A pesar de ello, no es mi favorito porque yo prefiero los panes de muerto con sabor más tradicional. Su presentación es muy agradable a los ojos.

Mariela: La consistencia es de costra dura y de interior ligeramente seco, pero muy bueno al paladar. Resalta más el sabor a pan que la mantequilla o el azúcar.

Sasha: La masa  del pan está barnizada y el toque de anís le da un sabor más gourmet que el de los demás. La cantidad de azúcar es mínima pero suficiente para que no esté demasiado dulce. Me gustó el sabor de las bolitas de pan que quedan en las esquinas(doraditas y crujientes). Si pones una ofrenda chiquita y le quieres tomar foto este el ideal para que se vea muy cute.

Dónde: Havre 73, Juárez.