Para el antojo de pulque

Alamy

Si te gustan las bebidas ancestrales, nada mejor que un pulque o curado…

Los Duelistas

Esta pulquería abrió sus puertas en 1912 y, aunque es una de las más viejas de la Ciudad de México, conserva una atmósfera juvenil, pues ha sabido adaptarse a los cambios. Acá puedes escuchar a Ely Guerra o The Smiths mientras te echas un curadito clásico de avena, guayaba o jitomate; pero si te gusta lo exótico, tienen de mora azul y galleta oreo, que por cierto es la especialidad. Los sábados preparan un caldo de camarón ideal para curar la cruda.

Las Duelistas
Aranda 28, Centro Histórico
55 1394 0958

La Pirata

Esta pulquería conserva todo el mood de las pulquerías de antaño: aserrín en el piso, buen ambiente y hasta el apartado para las mujeres que antes era obligado en estos lugares, pero que ahora puede ser ocupado por parejas. Aquí se jactan de traer el mejor pulque de Tlaxcala e Hidalgo a la Ciudad de México. Tienen 70 sabores de curados. Entre los obligados a probar están el de cacahuate, avena y coco, pero si te quieres poner más exquisito cuando topes el de piñón, no dejes de pedirlo. Los sábados ofrecen como especialidad riñones encacahuatados.

La Pirata
Calle 13 de Septiembre, esquina 12 de Diciembre, Escandón
2614 2962

Salón Casino

Este lugar es conocido como La Catedral del Pulque. Los curados los preparan con fruta de temporada y neutle natural que cultivan en el Rancho San Isidro ubicado en Tlaxcala. Las bebidas las sirven en tarros recién sacados del congelador. Dentro de sus especialidades están los de frutos rojos, tuna, avena, higo y piñón. Sus botanas son un must: tienen longaniza con papas y nopales, chuletas en salsa roja, y los sábados, mixiotes de pollo con espaguetti.

Salón Casino
Isabel la Católica 250, Obrera
6305 9096