Paco Stanley

pheezy/flickr

¿Cómo olvidar sus profundas declamacionespoéticas?, ¿las recuerdan?, créanlo o no Paquito (1942-1999) tenía su lado sensible. No losculpo, es difícil creerlo cuando su imagen clara de él –para la mayoría– era la de un gordito simpaticón que, junto a su patiño –Mayito Besares–, bailaba, noshacía reír y nos obligaba a echarnos el gallinazo.

Su trágico asesinato ocurrió en el baño de lataquería "El charco de las ranas", mientras el Mayín estaba en el baño (díceseque fue participe del asesinato, pero no se confirmó nada), el amarillismo delos medios hizo de esto un magno-evento y crecieron muchas teorías y mitosalrededor del caso.

Pues ya lo pasado pasado, mi Paquito, ahí te dejamosunos tacos, y esperamos que se te quite el mal sabor de boca tras el incidente, envez de recordártelo.