Oaxaca en la Ciudad de México: ¿dónde comprar tlayudas, tasajo y mezcal?

Quien ha ido a Oaxaca sabe lo increíble que es su gente, sus lugares y, por supuesto, su comida. Y quien no, debe planear un viaje pronto. Para los que añoramos volver a probar una tlayuda en el mercado 20 de Noviembre o comprar un mezcal en plena carretera hacia Hierve el Agua, tenemos recintos en la Ciudad de México que calman nuestra ansia de sabores oaxaqueños. Aquí algunos de ellos:

Aquí es Oaxaca

Tasajo apilado sobre una charola esperando ser asado, chocolate en polvo y tablilla, chiles de agua, tlayudas y pan de yema colgando del techo: así te recibe este pequeño pero fantástico lugar en el Centro Histórico que hace honor a su nombre. Los clientes regulares visitan este lugar para hacer algunas compras y de paso echarse una tlayuda y un tejate –pocos como éste en la ciudad–. Por cierto, aquí se come en plena banqueta, así que si ves un banquito libre, hazlo tuyo.

Aguamiel

El vecino de la Roma que toma su nombre de la savia del agave es otro rinconcito mágico de productos de Oaxaca. En sus paredes encuentras delicadezas como tasajo, carne enchilada, chocolate, quesillo, queso de prensa y totopos del itsmo, hasta chiles como el mije o chilhuacle. También tienen sales para echarte unos mezcales. Lo único que falta es que comiences a enviar mensajes y se arme la noche oaxaqueña en tu casa.

Las Tlayudas

Este lugar ofrece las bondades de la cocina de Oaxaca en forma de tlayuda. Hay de tasajo, chorizo y chapulines –ya se nos antojaron–, pero también venden uno que otro producto como insectos solitos, cacahuates, mermeladas, piloncillo, aceite de ajonjolí, salsas y chocolate de Casa Crespo, así que después de la comilona puedes llevarte un pedacito de esta deliciosa gastronomía a tu casa.

Sabrá Dios

Hay de tiendas de mezcales a tiendas de mezcales y ésta, ubicada en la Condesa, cuenta con un portafolio de tesoros líquidos. Además de que sus dueños se encargan de escoger personalmente las botellas y asegurar un comercio justo. Aquí encuentras mezcales de varios estados, pero una buena cantidad proviene de Oaxaca.

Mercado de San Juan

Si entras al mercado por la puerta frente a Telmex, camina hacia tu izquierda y te encontrarás con unas ollas de barro que contienen chapulines. En ese mismo puesto encontrarás mole en pasta. Si quieres quesillo, basta con recorrer sus pasillos para dar con alguno que te guste. Y ya que estás en el centro, date un rol al Bósforo para degustar unos mezcalitos.

Las camionetas

Las famosas camionetas de productos oaxaqueños son felicidad en movimiento. Y es que son las responsables de trasladar las delicias oaxaqueñas a distintas partes de la ciudad. Se estacionan usualmente en calles transitadas, abren su cajuela y montan el puesto. Quesillo, chorizo, totopos, chocolates y cacahuates son algunos de las cosas ricas de Oaxaca que puedes comprarles.