Enchiladas, pozole, tlayudas y otras sorpresas

Sabrosos secretos culinarios

Revista Chilango.

Todos tenemos nuestros lugares consentidos, esos que mantenemos en secreto porque no queremos que la marejada de gente llegue y lo convierta en el lugar de moda, y entonces deje de ser tan bueno, bonito y barato.   

Las enchiladas en la Escandón

¿Cuál es la pista?
Están en la calle de Agricultura, muy cerca de Benjamín Franklin. Busca la casa color naranja, sólo abre por las mañanas los fines de semana.

¿Qué hay para comer?
Básicamente: Enchiladas de mole, muy caseras, económicas y abundantes. También puedes pedir el mole solito o unas quesadillas (fritas) con café.

La pozolería casera 

¿Cuál es la pista?
Primero: Pregúntale a un amigo si no la conoce. Es un caso exitoso de la publicidad de boca en boca. Luego ve rumbo al centro, a la calle Moctezuma -cerca de la intersección de Eje Central y Reforma- y habrás llegado a tu destino. 

¿Qué hay para comer?
Pozole blanco y verde en porciones medianas (o sea, grandes) y grandes (muy, muy, grandes). Puedes hacer el pedido para llevar con un poquito de maciza. 

El oaxaqueño sorpresa

¿Cuál es la pista?
En una de las calles principales de la Zona Rosa (Londres) verás una barra de mezcales Rey Zapoteco. El lugar tiene más pinta de bar que de restaurante así que hay que acercarse para descubrir cuál es el especial del día.

¿Qué hay para comer?
En el menú fijo hay tlayudas (sencillas, con tasajo o con chorizo) y tostaditas con guacamole y chapulines. Además te puedes encontrar con guisaditos como cerdo con verdolagas. Para el postre tienen chocolate con pan de yema.

El de cocina de autor

¿Cuál es la pista?
Está en Polanco y se llama “El Secreto”. Es una propuesta del chef Pedro Martín, a quien te recomendamos seguir en twitter. 

¿Qué hay para comer?
Platos maravillosos con cerdo y un menú que cambia de acuerdo con los productos disponibles en la temporada (a veces, en el día).