Mikel Alonso, rockea

Especial/Archivo Chilango

"Si tienes una reservación para uno de los mejores restaurantes del mundo el próximo 26 y 27 de abril, puede que te encuentres con que el chef no está en la cocina" advierten los anfitriones de The World’s 50 Best, días antes de su ceremonia de premiación.

Ese es el caso de Mikel Alonso, chef propietario del Biko, que atiende el teléfono desde el elevador de su hotel en Londres, preparándose para escuchar de viva voz qué lugar ocupa su restaurante este año en la famosa Guía San Pellegrino.

Seguiremos haciendo lo que hasta ahora

 

Es la tercera ocasión que figuran, y han escalado lugares exponencialmente (del 2008 al 2009 fueron del puesto 81 al 89 y este año fueron rankeados como el número 46). "Es el trabajo con constancia y perseverancia" lo que los ha llevado hasta este punto, asegura el chef, compañero inseparable del también propietario y fundador del Biko, Bruno Oteiza. 

"La lista no es muy difundida en México, da gusto saber que hay críticos internacionales interesados en lo que se está haciendo en el país"; continúa Mikel, un orgullo chilango que el DF adoptó con su llegada a la cocina del restaurante Tezka (que también estuvo en la lista de los cien mejores), seis años atrás. 

Aunque el reconocimiento de este año es para presumirse, Mikel se mantiene centrado y con los pies en la tierra, "vamos a seguir trabajando como hasta ahora", creando platillos que bien podrían sacarse del plato para colgarse en la pared y simular un cuadro. 

¡Feliciades a ellos!