¡El mejor pan de muerto de CDMX!

Desde que llegó octubre y los primeros panes de muerto comenzaron a salir de los hornos, no hemos dejado de comer distintos ejemplares. Hemos probado muchos, desde los clásicos de panadería de barrio, hasta los más sofisticados panes rellenos de nata, matcha, helado, etc. Incluso nos chutamos las más raras versiones —helado, galleta, malteada, paleta…—. Después de una buena búsqueda, concluimos en una breve lista las mejores versiones de pan de muerto en CDMX. Seguiremos buscando y, con suerte, nos sorprenderemos. Mientras, te dejamos estas recomendaciones:

Amado

El pan de muerto de Amado ganó el tercer lugar en la Paneada de este año. Foto: Margot Castañeda

No cabe duda: es de los mejores que hemos comido. Tiene el sabor característico de pan de muerto, es aromático —huele a azahar y mantequilla— y, a diferencia de otros, no sabe demasiado a naranja ni es empalagoso. Es mejor si se chopea en una taza de café o un chocolate caliente. El pan chico cuesta $45, es de los más caros que hay en el mercado, pero lo vale. Si lo quieres relleno de nata o de dulce de leche, debes desembolsar $60. También hay tamaño mediano y grande —diría: enorme—, que alcanza para diez personas.

Bakers

Como el resto de sus panes, está hecho con ingredientes de la mejor calidad. Hay dos variedades de pan de muerto: normal o relleno con crema diplomática —mezcla de crema pastelera y crema batida—. Es de los mejores que hemos comido porque es esponjoso, nada seco, perfumado y tiene un adictivo sabor a mantequilla con azahar. El individual tradicional cuesta $35 y el relleno, $50. También hay mediano y grande, que pesa casi medio kilo. Te recomendamos ir temprano, porque se acaban rapidísimo. Si quieres uno grande, haz tu pedido con dos días de anticipación. Para acompañar, pide un chocolate de agua o de leche con cardamomo, bebida especial de temporada.

Canella

Además del tradicional, también hay cubierto de mantequilla y relleno de Nutella. Foto: Margot Castañeda

El café es pequeño pero tiene su propio panadero y todos los días hay pan recién hecho en sus dos sucursales. En esta temporada nos sorprendieron con su pan de muerto. El tamaño es individual y tiene un costo de $18. ¡El mejor en precio-calidad que hemos encontrado! Tiene buena consistencia —es aireado y suavecito— y buen sabor —resalta el azahar y no es demasiado dulce—. También lo hay cubierto de mantequilla… 🤤 Si quieres uno relleno, pídelo con anticipación. El panadero, quien antes fue parte del equipo de La Bohême, prometió que pronto habrá pan de muerto con lima y otro con lavanda.

Dominique

Debes probar el pan de muerto de Dominique. Foto: Margot Castañeda

El pan de muerto de aquí sabe muchísimo a mantequilla —truco de los franceses— y es el que menos sabor tradicional tiene; pero es delicioso porque ¡mantequilla! Además, tiene buen sabor a naranja y muy buena consistencia, suavecita, suavecita. Si quieres probarlo, ve temprano porque vuela. El tradicional cuesta $45 y es tamaño individual. Si quieres algo diferente, compra el relleno de pistache y cereza, cuesta $55. Tienes lo que queda de octubre y hasta finales de noviembre para consentirte con uno.

Lalo

El relleno del pan de muerto de Lalo es diferente a lo demás. Foto: Margot Castañeda

¡El favorito! El tradicional está hecho con mandarina —vaya, por fin alguien le varió a la naranja—. Es dulce pero no en extremo y tiene la cantidad perfecta de mantequilla. Está delicioso pero aún mejor es su versión gourmet: relleno con queso mascarpone e higos. Llévate el tradicional para una persona por solo $30 o el relleno por $50. También ve tempranito o mejor haz tu pedido porque se esfuma.

Quizá hayas probado uno más rico que no incluimos en esta lista. Si es así, ¡envíanos tus comentarios! Después de todo, el mejor pan es el que más te gusta.

También te puede interesar Postres de pan de muerto y Diez opciones para entrarle al pan de muerto relleno