Machetes en el DF

Editores tragones presenta...

Ling Sepúlveda

Los machetes son la evolución de la quesadilla, consisten en lo mismo (tortilla y guisado) pero llegan a medir hasta 50 centímetros. Para poner a prueba los que hay en el DF, fuimos a comprar el machete especial en cada uno de los cuatro locales que los venden y nuestros editores tragones los probaron para dar su veredicto. 

Machetes de Oaxaca

Carlos: Me pareció muy bien que la masa fuera delgada y resistente, ya que enmarca muy bien el sabor de la tinga, sabrosa y de textura suave con la cantidad adecuada de queso. El que sea posible pedirlas sin grasa es una ventaja, tanto por salud como por cargo de conciencia… más bien por cargo de conciencia.

Georgina: Era el machete más pequeño; sin embargo, estaba muy ganador. La tortilla se notaba que estaba recién hecha. El relleno: tinga de res, era lo mejor pues se podían percibir todos los sabores, desde la carne y el jitomate y además su textura suavecita, la vuelven adictiva; y el queso Oaxaca derretido le terminaba de dar mucho punch al platillo.

Mariana: Es bueno tener la opción de probar estos machetes fritos o asados -asados es la mejor opción, una quesadilla frita de más de 40 centímetros me parece un exceso-. La masa de estas quesadillas es rica, delgada a la que le vienen bien los rellenos caseros como la tinga de res con queso Oaxaca.

Sasha: De todos los machetes éstos son los únicos que tienen la opción de ser asador, con eso ya ganaron puntos. Aunque el tamaño de este machete no es tan abundante, es suficiente para una persona. Y hay que decir que los guisados son muy buenos, a la tinga, por ejemplo, le pongo un 10. 

Los Machetes de Oaxaca
Avenida Revolución 119, Tacubaya
5915 5485

Machetes Lerdo 

Carlos: Nada en contra del enorme tamaño de estas quesadillas, ya que la masa es muy delgada; si se elige un solo guisado es excelente (el delicioso chicharrón prensado con queso, muchas gracias), pero si se pide combinada, mitad y mitad se duplica el disfrute sin aumentar gran cosa el volumen. Deliciosas y con poco aceite. Recomiendo tinga con queso, sabor casero y excelente sazón. Muy buenas salsas, especialmente la verde.

Georgina: Mi favorito, tanto en la versión de tinga como en la de chicharrón prensado. Un machete en el que a pesar de estar frito, no se percibe un exceso de grasa. Además, el mejor acompañamiento para esta garnacha era la salsa verde, picosita pero soportable.

Mariana: Es difícil mantener la sazón cuando se trata de porciones gigantes. En este lugar lo mantienen bien. Fueron mis favoritos, por sus rellenos -una súper tinga, muy casera el chicharrón prensado-  y por sus salsas picositas sin exceso.

Sasha: Entre todos los elementos que se pueden calificar en un machete, éste sacó palomita en todo. La masa es suave y le ponen poca grasa, los guisados (probé chicharrón y tinga de res) tienen sabor casero y son tan ricos que podría comerlos a cucharadas, y para deleite de todos las salsas están frescas y picosas. Éste es, sin lugar a dudas… ¡el machete ganador!.

Machetes de Lerdo
Lerdo 184, Guerrero 

Machetes Amparito

Carlos: Buenísimos guisados, en especial el chicharrón con queso, aunque la pesada masa esconde un poco el sabor; al igual que el hecho de que están sumergidas en aceite y por eso son bastante más grasosas que las demás. Buenas salsas y no soy tan fan de la Champion, que es tipo alambre, pero con demasiado pimiento.

Georgina: Gozan de mucha fama; sin embargo, fueron los que menos me gustaron. Una tortilla muy gruesa y grasosa que mata por completo el poco o nulo sabor de los guisados.

Mariana: Los pondría como tercer opción. La masa de los machetes es un poco más gruesa y fueron los más grasosos en comparación a los anteriores, aunque los rellenos están igual de sabrosos.

Sasha: Tenía altas expectativas de estos machetes y no me encantaron. La masa es muy gruesa y está frita como en tres botellas de aceite. Además de las dos combinaciones que probé: champion (alambre) y chicharrón, sólo me gustó el segundo.

Machetes Amparito
Héroes 192, Guerrero

Las Jirafas y la mula

Carlos: El guisado tipo alambre llamado Mula tiene muy buen sabor y no tanto pimiento, además de que no son tan grandes. La masa es delgada y un tanto crujiente. Se antojan mucho las combinaciones de guisados, ofrecen amplias posibilidades de experimentación para estómagos promiscuos.

Georgina: Aunque la masa de la tortilla es algo delgada y es muy probable que no soporte la gran cantidad de relleno que le ponen a la especialidad de la casa que se llama Mula y consiste en una preparación de alambre, este detalle se pasa cuando la pruebas pues el sabor de cada uno de los ingredientes se puede apreciar desde el primer momento: el tocino, el pimiento, la cebolla. Además, no lleva nada de grasa, así que aunque te comas todo un  machete completo, este no te caerá pesado.

Mariana: Algunas creaciones de este lugar son como una comida completa -junta un alambre con una quesadilla gigante, por ejemplo-. Si eres de apetito relajado, adelante. Sino, la recomendación es que te limites a dos ingredientes, las combinaciones pueden ser un poco excesivas.

Sasha: Lo que más me gustó de este machete fue que el alambre tenía una ración generosa de tocino, lo cual le da muy buen sabor. Además la mezcla de ingredientes de su especialidad es un acierto total. Lo único que no me gustó es que la tortilla (a pesar de estar muy rica) se aguada y remoja fácilmente. Las salsas son muy buenas.

Las Jirafas y la mula
Manuel Carpio 93, Santa María La Ribera
5547 6907 

¿Ya los probaste?

También te recomendamos:
Editores tragones: Brisket
La ruta del tlacoyo en el DF
De puro churro