Leche light

striatic/flickr

Reducida
en grasas (o más bien diluída en agua), es una ganga para la empresa
productora, te venden un producto más caro que te ofrece menos, y todo ¿para
qué? para que acabes echándola en un plato con chococrispis o haciéndote un
vaso de leche con chocolate con 3 cucharadotas de polvo. Mejor dilúyela tú o
échale agua al cereal, ¿Qué tan diferente puede saber si igual no sabe a nada?