La Zarza: comida de Oaxaca para la CDMX con amor

Para recuperar las calorías perdidas en el baile

La Zarza
Raquel del Castillo

Después de zapatear en el Salón Los Ángeles, pachucos, tarzanes y catrines se dan cita en La Zarza, un pequeño espacio de antojitos oaxaqueños. En la entrada lo primero que se ve es el comal con el tasajo y el chorizo para las tlayudas, así como la tamalera retacada de tamales de amarillito y mole negro junto a la olla tejate. Continuando el breve camino a las cuatro mesas que hay en el interior, hay una charola repleta de pan de yema y doraditas que sólo de verlas se antojan con un tazón de chocolate bien espumoso batido con molinillo.

Don Willebaldo López Morales es el dueño del negocio. Quien llegó de Ocotlán de Morelos después de terminar la primaria a los trece años a la colonia Guerrero. Antes de tener La Zarza, sobre la misma calle tuvo una taquería ambulante por 20 años, se llamaba “El Asadero”, donde vendía tacos de enchilada, cecina, suadero, doraditas de res además de un sope especial con todas las carnes que eligiera el cliente y quesillo. “Era tan grande como una tlayuda”, nos cuenta Willebaldo, quien presume que los elencos del salón de baile iban a cenar con él después de cada función. “Ahí comieron la Edith González y Carmen Salinas en la época de La aventurera”, recordó Wille.

Hace nueve años se hizo de un local y dejó los tacos por su comida natal (Oaxaca). Lugar de donde trae los chiles, el pan, el grano de cacao y las hierbas para cocinar, ya que los moles se hacen en casa al igual que las tablillas de chocolate. Sin olvidarnos de los chapulines, la tortilla para la tlayuda y el quesillo. Básicos necesarios para que sus platos sepan a la tierra del barro negro y el mezcal.

De bebidas tiene café con granos que consigue de Chiapas, Veracruz, Tabasco y Oaxaca. Para quitar la sed está el tepache, agua de chilacayote, el tejate bien frío o el chocolate de agua. No hay alcohol, él quiere conservar a La Zarza como un “lugar familiar y sin borrachos”, pero eso sí, cuando hay hay alguna fecha importante como el 15 de septiembre o la navidad saca sus mezcales y los comparte con los comensales.

De tamales están el de amarillito, de mole negro y de frijol. Del comal también salen quesadillas, huaraches, tacos y pambazos además de tostadas que puedes acompañar de un buen plato de pozole. Y si amas las tlayudas, aquí hay que pedirla mixta para probar de todo (con tasajo, chapulines, chorizo y carne enchilada).

Lerdo 196, Guerrero, 6797 5320, lun-dom 9-0 h (o hasta que termine el evento de Los Ángeles), sólo efectivo.