La tentación se sirve con leche

Simon Welsh/ Flickr

Uno de los placeres más sencillos y fáciles de proporcionar de nuestra infancia proviene del licuado/batido de la leche con chocolate. Y que alze la mano el que no creció con una lata de "Pancho Pantera", "Calceto-C" o "Quick" en la alacena.

Las malteadas fueron siempre la versión mejorada de la leche con chocolate (vamos, había que hacer algún trueque con las autoridades paternas para ganarse una el fin de semana). Lo eran y lo son porque traen una bondadosa bola de helado entre sus ingredientes, porque llevan una corona de leche batida y porque tienen también toques de felicidad sabor a nuez, chispas de chocolate o de perdida canela. Son, en pocas palabras, la pura gozadera. 

Como es jueves y ya estamos todos grandecitos  te dejamos aquí cinco de nuestras favoritas para que vayas a darte permiso o, si es tu caso, le des permiso a tus hijos.