La Periquita: 365 días de tacos árabes en la San Rafael

Porque no hay día malo para echarte un taco

Trompo de La Periquita
Foto: Ollin VelascoTrompo de La Periquita

La Periquita es una de las mayores aportaciones de la colonia San Rafael al abanico de la comedera en chilangolandia. Muchos ubican el restaurante por sus tacos árabes; pero su carta es un monumento a la diversidad y la abundancia, así como una indudable comprobación de que los mexicanos no tenemos llenadera.

Hace veinte años que la señora Luz María Román abrió un pequeño local, en el que decidió vender comida no tan común. Un día se le ocurrió que cocinaría los mejores tacos dentro de pan pita de la colonia, los perfeccionó durante años y, aunque no son exactamente la receta original, lo logró.

Taco árabe La Periquita
Foto: Ollin Velasco

Ahora, los 365 días del año (desde la una de la tarde y hasta las tres de la mañana) una flotilla de meseros y órdenes calientes de antojitos mexicanos surte su salón principal, pintado de color naranja y repleto de clientes de buen diente.

El espacio está ubicado en una zona con varios teatros. Por lo que muchas veces los estómagos hambrientos son de actrices y actores famosos que tampoco le pueden decir que no a sus pozoles estilo Jalisco, tortas gigantes, hamburguesas, alambres y comidas corridas. Y por supuesto, a sus distintos tipos de tacos árabes. Los hacen con carne, pero también hay opciones para vegetarianos.

Salsas La Periquita
Foto: Ollin Velasco

Un buen taco sin una salsa, es como un ser sin alma y en La Periquita lo saben perfecto. Ya sea que pruebes la de rábanos con chile habanero, la de chile de árbol, la roja especial para los tacos al pastor o la de cacahuate, vas a lagrimear un poquito, pero de felicidad, cuando venga en camino un agua de a litro de frutas de temporada, o la especialidad de la casa: la de horchata.

Aguas La Periquita
Foto: Ollin Velasco

Si tu hambre es controlable, te recomendamos el taco árabe especial, que lleva pastor, bistec, chuleta, carne de pollo y queso. Si andas con un hueco de dimensiones más desconocidas, pídete el alambre “matahambre”, que alcanza para hacer hasta 24 tacos bien servidos, y un chicharrón de queso para picar, en lo que te lo traen.

Gringa La Periquita
Foto: Ollin Velasco

Disfruta de este rincón de la San Rafael con una michelada en mano, mientras aprovechas para identificar a todos los artistas de la Época del Cine de Oro Mexicano que hay en sus paredes. Una vez que tengas enfrente tu plato, no tendrás más cabeza que para pensar que la vida es mejor (mucho, pero mucho mejor) comiendo.

¿Dónde?

Antonio Caso 125, San Rafael, 5546 0456, lun-dom 13:30-2 h, tc: Visa y MasterCard.