Jochos salvajes para matar el hambre

Checa estas 5 opciones

Juan Pablo Espinosa

Con cheve, malteada o chesco, la escena capitalina del hot dog se ha puesto muy interesante. Aquí una muestra de los más brutales.

Si pensáramos en el hot dog chilango por excelencia, sería aquél de carrito con sombrilla, pan al vapor y salchicha con tocino a la plancha. A esa joya callejera se le añade pico de gallo con jalapeño, catsup (rebajada con orange crush) y, quizás, algo de “queso” amarillo.

Sin embargo, de unos años para acá nos han invadido hot dogs de diferentes orígenes –y mejor tratamiento de ingredientes, hay que decirlo– que han despertado la curiosidad del comensal de a pie.

1. HOT DOG RAMÍREZ

Tienen cinco tipos de pan y dos tipos de salchichas –todo hecho en casa–, las rústicas estilo chorizo español y las clásicas Frankfurt, de ternera y de pavo. Encájale el diente al Chili beans: 80% chili, 20% carne de res, además de carne de cerdo mezclada con cinco tipos de chile, canela, frijoles y chocolate. El pan es de parmesano y la salchicha, Frankfurt con un toque de queso cheddar. Es de tamaño estándar, así que te recomendamos acompañarlo con unos aros de cebolla y una chela artesanal.

Zamora 174, Condesa, 6795 3044, lun-sáb 12-22 h, dom 12-21 h, $ promedio: 80, tc: todas, hotdogramirez.com

2. MARILYN

Los cortes calientes de la abarrotería Marilyn incluyen hot dogs con cuatro tipos de salchicha –todos con aditamentos distintos según las características del embutido–. La bratwurst, de cerdo, es la reina del lugar y viene acompañada de chucrut con manzana, mostaza alemana y un toque de curry. Por cierto, a los embutidos de Marilyn los envuelve una baguette muy correcta. Y, claro, también hay que probar su weisswurst, de ternera con perejil e Indian Kraut; la francesa, de cerdo con cinco especias, y la merguez, de carne de cordero.

Mercado del Carmen, Amargura 5, San Ángel, 557030 9721, lun-mié 11-21 h, jue-sáb 11-23 h, dom 11-19 h, $ promedio: 120, tc: todas.

3. BURGERAMA

Tienen más de 40 salchichas para escoger, pero si de hambre se trata, El Berlín con un embutido de ternera es el elegido. Son casi 400 gr, que preparas al gusto con la línea de mostazas que tienen de todo el mundo, catsup alemana que hacen en casa, jitomate, cebolla y jalapeño. El pan es el típico comercial y aunque resiste hasta el fi nal, es imposible no pensar que a ese jocho le iría un pan de mejor calidad. 

Plutarco Elías Calles 1050, Reforma Iztaccíhuatl, 4336 0552, lun-dom 13:30-23:30 h, $ promedio: 150, tc: todas.

4. EL MOUSTRÓN

Se dice que en Ciudad Obregón, Sonora, hay un carrito de hot dogs, prácticamente, en cada esquina. Por fortuna, también es posible encontrar el clásico dogo sonorense en un local de la Narvarte que divide su espacio entre tacos –de carne asada de aquellos rumbos– y un carrito de dogos. El pan es artesanal, de muy buena mordida y calentado a baño María. La salchicha es de res y no tan gruesa como el pan, así que el espacio restante es para aquello que hace que un dogo sonorense sea lo que es: sus salsas y aderezos. Aquí es posible añadir cebolla asada, tocino, pepino picado con champiñones en soya, guacamole, chiles gu%u0308eros, rajas, queso de nachos, mayonesa con jitomate y varias salsas.

Esperanza 583, Narvarte, mar-dom 17-00 h, $ promedio: 130, tc: todas.

5. LUCKY DOG

Este lugar surgió pensando en las diferentes variantes que puede tener un hot dog. Los toppings son de guisados: cochinita, chilorio y rajas con crema. El pan es casero y hay cuatro variedades: blanco, finas hierbas, parmesano y ajonjolí. Además, este hot dog es jumbo: el pan y la salchicha miden 20 centímetros, a diferencia del estándar, que mide 14. Sólo venden salchicha de pavo pensando en que combine con los toppings. Prueba el Hawaiano (piña, tocino grueso y salsa agridulce) con una ensalada de papa con pepino, aros de cebolla o papas fritas.

Yosemite 54, Nápoles, 6731 1398, lun-mié 13-21:30 h, jue-sáb 13-22:30, $ promedio: 90, tc: Visa y MasterCard.

También checa:

Sé parte de la Segunda Bici Monumental Humana en el Zócalo

Lánzate a la ruta del pulque

El paraíso de los juguetes vintage