Historia Sabrosa: Los Guajolotes

El regreso de un clásico a la ciudad

Los Guajolotes fue un restaurante que por más de 60 años consintió el paladar de los chilangos con sus especialidades: pollos rostizados y tortas. Este sitio estuvo ubicado en la esquina de Eje 5 e Insurgentes, en la Nápoles. Sin embargo, en 2012 se cerró un ciclo en la gastronomía defeña cuando este espacio, consentido de políticos, periodistas y artistas, le dijo adiós a los tragones que cada domingo de toros se daban cita en sus mesas.

“Yo considero que Los Guajolotes tuvo una presencia muy fuerte porque en ese tiempo estaban construyendo la colonia Nápoles y teníamos cerca la Plaza de Toros, lo que generaba que los domingos llegaran 50 mil personas a comer al lugar”, señaló el señor Arturo López, fundador de Los Guajolotes.

Luego de más de seis décadas de vida, es inevitable que Los Guajolotes no tenga un archivo lleno de anécdotas. El ex presidente Adolfo Ruiz Cortines constantemente iba a echarse una tortita y los meseros se la llevaban hasta la comodidad de su coche, y artistas como Diego Rivera agarraban inspiración con algo de la vitamina T que aquí preparaban.

“En ese tiempo estaba en construcción el Teatro de Los Insurgentes y Diego Rivera iba con sus trabajadores a Los Guajolotes para rectificarles sus dibujos, dejaba los folletos de lo que no le gustaba y hasta pintaba sobre los manteles”, recordó Arturo López.

Los Guajolotes en chiquito

Aunque no regresa a la misma ubicación y el lugar tampoco es del tamaño que tenía, este clásico chilango sí está de regreso con el concepto y calidad gastronómica que lo llevó a la fama.

Luego de que hace dos años se dio por terminado el ciclo de Los Guajolotes, el señor Arturo López conservó su zona de producción la cual sirve para darle abasto a la lonchería y rosticería que actualmente encabeza Ricardo Klipstein, un sobrino adoptado de don Arturo.

84313Guajolotes03
Guajolotes03

“Yo le entrego cosas como aceites, vinagres, salsas y productos de empaque al vacío  para la preparación de las cosas porque me interesa que los alimentos conserven la calidad que originalmente tenían”, señala el señor Arturo López.

Además, otra de las características que le impregnan el espíritu de Los Guajolotes al nuevo lugar es que tanto el lonchero, de nombre Ramón, como las tres personas que trabajan los pollos rostizados, es gente que laboró con el señor Arturo López durante 30 y 15 años, respectivamente.

“Mi papá pidió a mi mamá en el bar de Los Guajolotes hace casi 60 años y yo pasé mucho tiempo en familia ahí y se me hacía muy triste que se perdiera el nombre y la tradición del lugar”, mencionó Ricardo Klipstein.

Acá se puede disfrutar de especialidades como los pollos rostizados que preparan en un horno de cobre, que era muy típico de Los Guajolotes, y tortas como la de lomo adobado, pavo pibil y pavo con mole.

84311El horno de cobre
El horno de cobre (Cortesía Los Guajolotes)

“El pollo lleva como 30 ingredientes y se prepara a la leña, y en cuanto a la parte de la receta de las tortas, todo lo hacemos nosotros, desde el mole hasta el jamón virginia, con la supervisión de Arturo”, apuntó Klipstein.

Los Guajolotes
Prolongación Bosques de Reforma 1433, Bosques de las Lomas
5696 8012
lonchería lun-dom 10-18 h, rosticería 12-20 h.

¿Listo para echarte una tortita?