Historia Sabrosa: La Especial de París

Heladería de tradición

VÍA@Gynna_H
Ling Sepúlveda

La Especial de París es de esos lugares que van de generación en generación no sólo en las personas que los atienden sino también las que lo visitan. Su historia comienza en 1921 cuando Don Domingo Lozada llegó a la Ciudad de México proveniente de San Miguel Atlauta, Estado de México para tender una vía del tren.

Sin embargo, cuando el trabajo terminó, se vio en la necesidad de buscar un sustento económico y tuvo diversos oficios como carpintero y plomero hasta que conoció a unos italianos que hacían helados y así comenzó su vida como heladero.

“De ellos aprendió todas las técnicas para preparar helados y cuando cerraron el negocio, mi abuelo decidió iniciar el suyo. Construyó un carrito de madera con ruedas de metal y en un principio solo vendía dos sabores: helado de vainilla y nieve de limón. De esta forma, de 1921 a 1929 recorrió las calles de la zona Centro”, apunta Vicente Lozada, tercera generación a cargo de La Especial de París.

Luego de ocho años de rodar por la ciudad, Don Domingo estableció un pequeño puesto en la calle de París, de ahí que haya nombrado así a la heladería, en donde estuvo de 1929 a 1942, y luego se mudaron a su ubicación actual: la esquina de Antonio Caso antes calle Artes e Insurgentes Centro antes calle Ramón Guzmán.

Helados italo-mexicanos

Vicente Lozada señala que los helados que hacen en La Especial de París no son propiamente italianos, pues los insumos con los que los elaboran son 100 por ciento nacionales. “Si le quieres poner una etiqueta, yo diría que son helados con una mezcla de técnicas y bases italianas pero con recetas y toques mexicanos”.

Luego de que Don Domingo falleciera, su hijo Vicente Lozada fue el que se hizo a cargo del negocio y el que amplió el menú heladero a 30 sabores: seguían conservando a los pioneros de vainilla y limón y otros como los de fresa, nuez, coco, cajeta, capuccino, mamey, mango, frutos rojos, almendra, pistache y avellana se volvieron básicos. Además tienen sabores de temporada como los de zapote, limón con chía o granada.

“La elaboración de nuestros helaos es 100% artesanal, por ejemplo, el de vainilla lo hacemos con las vainas de la planta que recibimos de Papantla, Veracruz; y mismo caso es de cacao que solo lleva granos de cacao lavados, tostados y molidos para conservar el sabor natural del chocolate; o el de pistache para el cual utilizamos dos kilos de pistache pelados uno por uno y luego molidos”.

Además, está el apartado de helados preparados como el clásico Arlequín con cinco sabores al gusto, mermelada, nueces y galletas María; la Flor de Amor, creada por Miguel Ángel Lozada, otro de los dueños del lugar, que consiste en helado de yogurt, duraznos, merengue francés, fresas, almendras y nueces; o el Ahogado que lleva una bola de helado, ferrero, otra bola de helado, se baña de crema, rompope, nueces, almendras y encima se le coloca una galleta Mac’Ma de abanico.

Una heladería para todos

La Especial de París es un espacio que visita todo tipo de gente, desde la gente más humilde que “hace sus ahorritos” para comprar un barquillo hasta artistas, empresarios y políticos.

“Aquí vienen clientes de todos lados, el otro día llegaron dos niñas que empezaron a decir que tenían que aprovechar porque para que volvieran a venir iba a ser muy difícil… Venían de Villa del Carbón, eso quiere decir que hicieron casi tres horas de camino para venir a comprarse un postre e incluso tenemos una clienta que vienen del Condado de Sayavedra y ella misma nos dice que no es posible que venga hasta acá solo para tomar un helado”.

Y aunque por este local han pasado diversas personalidades del mundo del espectáculo y la política, Don Vicente Lozada asegura que el trato siempre es igual para todos sin importar su profesión. Incluso, que durante la época del gobierno de Miguel de La Madrid, un día toda la comitiva presidencial se estacionó frente a la heladería y solo se bajaron para comprarle al entonces presidente helados de vainilla y nuez.

“Mi padre fue abogado, mi hermano es diseñador gráfico yo soy odontólogo, pero todos nosotros podemos ser esto (heladeros) gracias a que mi abuelo se metió a este oficio, así que continuar con el negocio es una forma de agradecimiento y respeto a esa persona y por eso mantenemos todo como a como era desde el principio”, finalizó.

La Especial de París
Insurgentes Centro 117, San Rafael
5703 2316 / 5591 1017
lun-dom 12-20 h
$ promedio: 27-70

¿Ya conoces esta heladería?

También lee:

-Machetes en el DF
-Donas, los nuevos escaparates del sabor
-Lugares para comer postres franceses