Gatortas: un atasque godínez vegano

Hace poco nos avisaron de un lugar donde se comían buenas tortas. Como somos muy tragones, salimos del metro Insurgentes y nos dirigimos caminando hacia el sur. Una calle más adelante, en la esquina con Puebla, hay un puesto de lámina con el rótulo de un gato enorme: es Gatorta, el mejor puesto de tortas veganas que conocemos. Pero no se espanten: al final son tortas hechas de soya, trigo y vegetales ¿no es demasiado arriesgado poner un local así?

 

En un principio pensamos que eran tortas para hipsters, pero ¡sorpresa!: de 2 a 4 de la tarde se llena de Godínez que salen a comer. Mel, la cocinera, no se da abasto: prepara varias tortas a la vez, de la forma tradicional. Salchichas en la plancha, teleras partidas, un poco de mayonesa, jitomate, cebollas y queso. Su hermana las envuelve y las parte como toda una profesional. Durante dos horas el puesto está a reventar, y después de eso la gente regresa a sus trabajos con la panza llena y el mal del puerco. Ahí fue cuando nos acercamos a las lindas cocineras.

 

¿Cómo se les ocurrió este puesto?

“Yo era la repostera de una taquería vegana que está por la calle de Chiapas.” Nos dijo Mel “Ahí vendía mis postres y fue cuando se me ocurrió la idea de poner mi propio local. Para no hacerle competencia a mis amigos de allá, decidí junto con mi hermana que nos íbamos a dedicar a hacer tortas. Eso fue hace algunos meses. Lo cierto es que cuando nos pusimos aquí en la calle de Puebla la gente también nos comenzó a pedir tacos, así que ahora los ponemos en el menú. Pero digamos que lo fuerte son las tortas”

 

¿No hay ningún producto animal en su preparación?

“Nada. No hay nada. Ni la mayonesa, ni las salchichas, ni el pan. De hecho ni el pastel, ni los postres. Además usamos vasitos reciclables para no generar más residuos plásticos. Y nos va bastante bien, no pensamos tener tanto éxito”

partidita (Guillermo Guerrero)

Para abrir boca hicimos nuestro pedido: torta de soya al pastor con queso y una más de salchicha. Fueron 75 pesos en total. Para bajárnosla, un agua con refill de 10 pesos, de sandía con yerbabuena. Cuando nos entregaron nuestro pedido (de volada) nos dimos cuenta que podíamos ponerle chilitos, cebollas o hasta papitas ¡Oh la lá! ¡Estaban buenísimas! Todavía nos animamos a pedir un taco de soyita pibil, y uno de suadero: error. Los tacos son enormes, con doble tortilla. Y todo está delicioso y bien sazonado.

 

Nos acercamos a preguntarle a dos chicas de una tienda departamental porqué estaban comiendo ahí: “son más sanas –dijeron- no tienen carne. No somos veganas, pero están muy buenas”. Okeeeey. También preguntamos a un chico que se empacó dos tortotas: “Yo tengo tres años de ser vegano y debo decir que el que haya puestos callejeros con tortas es una maravilla. Antes solo podías comer estas cosas en tu casa”

El puestecito (Guillermo Guerrero)

Gatorta abre de lunes a domingo, de 2 a 9 de la noche. Tiene sus horas pico: si vas a las tres de la tarde, olvídalo, es la hora en la que llegan más oficinistas. Después de eso baja un poco y otra vez sube la clientela en la noche. Pero vale la pena la espera. Como nos dijo una clienta: “Yo no sabía ni qué era vegano y todavía no lo entiendo muy bien pero me encantan las de suadero. También le llevo una a mi esposo” ¡Cáiganle a probarlas!

Puebla 182, esquina con Insurgentes.

Además checa:

Razones por las que Pink es la mejor peli del año

A reportera se le salió un moco en vivo

Confesiones de una mesera de Sanborns