El Cardenal de San Ángel

Velita 1. Para desayunar

No hay nada como iniciar el día con este gran sazón

Dicen que cada una de las cuatro sucursales tienen lo suyito, pero en lo que sí coinciden es que en El Cardenal se desayuna “Historia de México”. El original, el de la calle de Palma en el Centro, se ha hecho fama como recinto para políticos, mientras que el de Palmas es para empresarios trajeados y familias bien; al igual que el de San Ángel, ubicado en una casona de Av. de La Paz, donde se desayuna entre la alta alcurnia de la sociedá. Pero el que de plano no tiene matria, es el ubicado sobre Av. Juárez, debajo del Sheraton y frente a la Alameda Central: es como desayunar en el Sueño de una tarde dominical… de Diego Rivera.

Las recetas de la familia Briz se han afincado en los placeres simples de las tradiciones mexicanas: chocolate y nata; el pan horneado en sus propias cocinas, el queso artesanal y las maneras de preparar huevos a la usanza de distintas regiones, como los “aporreados” o los motuleños. Y, para los que tildarían a El Cardenal como un lugar costumbrista, hay platillos para aventurarse como los mixiotes o la tortilla de huevo con escamoles.

Sin duda, asistir los domingos al Cardenal se ha convertido en algo más popular que ir a la iglesia: las filas afuera de cada local lo comprueban.

Mexicana, Av. de la Paz 32, San Ángel, 5550 0293 lun-dom 08-18 hrs, $ promedio: 300 pp, tc: todas, restauranteelcardenal.com

Fotos: Alex H.O, Getty Images, Javier Rincón, Héctor Barrera y Alejandra Arango