Editores tragones presentan

El último recurso: Sidras del súper

Diseño que alimenta / Flickr.com

Nietos de Asturias.
De venta en: Sumesa, $53

Mariana: Ésta es, efectivamente, una “nieta” de las sidras asturianas (mejor dicho, una pariente lejana). Aunque la etiqueta vende autenticidad y es mucho más presentable que otras, en esta lista esta sidra no tiene el sabor agrio que caracteriza a las originales.

Miguel: Terriblemente empalagosa, espesa por alguna razón y sin un sólo rastro de burbujas. Hay que estar tomado para entrarle.

Pilar: Un sabor muy avinagrado con la lejana idea de burbujas –sin que realmente se sientan en la boca–.

Paloma: Fui víctima del nombre de la marca y pensé que iba a ser la bebida más parecida a lo que es una buena sidra asturiana. Sin embargo fue la que menos me gustó, sabía como a vinagre.  

Georgina: Si no eres muy afecto al vinagre, ésta definitivamente no es la marca que debes adquirir. Más que sidra podría recordarte a un vinagre de manzana por su olor y sabor.

Mostmanzana. 
De venta en: Costco y Oxxo, $56

Mariana: El jugo de manzana gasificado tiene lo mejor de dos mundos: la fruta y las burbujas…  si eres menor de edad.

Miguel: Este fue el más coqueto de todos, no tiene ni un grado de alcohol pero es dulce, acidita y refrescante además de que tiene más burbujas que las demás.

Pilar: Un verdadero jugo de manzana con gas, esta vez con espuma y, por ende, un poco más burbujoso. De los que mejor pasó, incluso sin tener alcohol.

Paloma: Con esta bebida de manzana gasificada comprobé que se aprecia más un buen sabor que un porcentaje de alcohol. Fue la que más me gustó (aunque no sea una sidra) por el dulce sabor a manzana y por lo burbujeante de cada trago.

Georgina: Más que sidra es un juguito de manzana gasificado. No tiene alcohol, así que es ideal para aquellos que no les agrada la idea de beberlo.

Pomar

Mariana: En el promedio de esta lista de sidras ésta es una de las que te puede sacar a flote. No es muy ácida ni muy dulce (la verdad sea dicha: es insípida), esto evitará que te empalagues y satures antes de terminar la copa.

Miguel: Esta trae un sabor más neutro por lo que puede pasar desapercibida la falta de sabor a manzana y la cero acidez. Te saca de aprietos.

Pilar: Muy similar al típico jugo de Tetra Pak, es dulce y poco burbujeante. Cumple con su función más básica: es ingerible.

Paloma: Comparada con las otras marcas me pareció bastante pasable, buen contenido de gas, un color, dorado, agradable a la vista, buen equilibrio entre lo dulce y amargo y sobre todo, a un excelente precio.

Georgina: Los sabores dulce y acidito de esta sidra están equilibrado, lo que hará que tu brindis sea un tanto pasable.

Valle Redondo

Mariana: Me encanta el color de esta sidra: rojo grosella. Es una lástima que el sabor sea más parecido a un refresco (dulce, muy dulce) que a una bebida para brindar.

Miguel: Para mí esta fue como una mermelada líquida, era muy frutal y dulce, tanto que oculta el sabor a alcohol. Puede ser peligrosa.

Pilar: Con un sabor similar al Nietos de Asturias, es vinagroso aunque con un poco más de burbujas. Este poco de textura extra le ayuda un poco.  

Paloma: En cuanto al sabor, me pareció extremadamente amargo. Distingo toques frutales que en principio saben bien pero siento que le falta un mejor equilibrio con lo dulce y definitivamente le pondría más gas.

Georgina: Su sabor es demasiado afrutado, y es que además de manzana es hecha con uva. Otra especie de juguito pero con poco gas.

Poma Rosa
De venta en: Walmart, $46

Mariana: Esta es la prima hermana de Pomar de un bonito tono salmón. En sabor fue de las más decepcionantes.

Miguel: Me dio la impresión de ser una bebida vieja que ja perdido el gas por un mal envasado. Era muy ligera y a momentos parecía mas agua que sidra o jugo.

Pilar: La versión del Pomar con manzana y vino tinto es, en teoría, una especie de sidra rosée. Resulta sin embargo dulzona y con muy poca textura: un fiasco.

Paloma: Una sidra más del montón, ni buena ni mala. El color y la botella son lindos y el sabor no me molesto en lo absoluto; me gustó que fuera dulce pero que también se logre distinguir  el bajo grado de alcohol.

Georgina: A pesar de que la etiqueta dice que está hecha con vino tinto y manzana, el sabor es bastante simplón.