Duraznos australianos

En esta columna

 

2007 Deakin Estate Chardonnay

Una expresión de la uva Chardonnay completamente diferente a lo que podríamos estar acostumbrados.

Tiene aromas muy intensos a durazno y miel, casi se puede masticar la muchísima fruta a la que huele este vino australiano; al final tiene aromas como a flor de azahar.

Al probarlo, es como si comieras un plato de duraznos en almíbar con algo de piquete, como si lo acompañaras con rompope. Muy refrescante, también tiene un sabor como a paleta helada de melón y al final un toque salado chistoso.

Me gustan los vinos australianos y éste no es la excepción. Se consigue en La Castellana por $145.