Dios nos ama

flickr.com



Si hay
una razón por la cual de doy gracias a Dios que no tengo que observar la etiqueta kosher ni la halal (o el vegetarianismo)
es el tocino. Aquí cinco razones por qué ese sabor y esa textura
crujiente y grasosita no la renunciamos por nada.