Desayunos: Hot cakes con frutas

quí te proponemos que te pongas
creativo. Puedes consultar con tu madre y sus allegados cuál es si
sabor favorito. Puedes usar fresas, plátanos, chispas de chocolate,
manzanas con canela, duraznos, frambuesas, moras azules o hasta nueces
de todo tipo.

Todas las anteriores también funcionan
en combinación. Las que te recomendamos son: Plátanos con chispas
de chocolate, arándanos y moras azules, manzanas con canela y nueces
y duraznos con frambuesas.

Esto si que queda como desayuno de
reinas y es fácil como pocas cosas en la vida. Lo primero que hay que
hacer es correr al super y comprar una cajta de mezcla para hot cakes,
los de la tía funcionan a la perfección porque casi siempre quedan
esponjaditos. Una vez que se ha adquirido la caja, se mira al reverso
que se necesitarán un par de huevos, un poco de leche, mantequilla
y ¡voilá! La mezcla queda lista en la licuadora en tiempo récord.
Lo único que hay que hacer después es agregar los aditamentos a la
masa y vertir en un sartén.

La clave del éxito de los hot cakes
está en usar un cucharón bastante hondo para poner la masa en
el sartén, de preferencia, engrasado previamente con un poquito de
mantequilla.
El punto es que la cantidad de masa deseada se ponga en
el sartén en un sólo movimiento, ya que si no, se corre el riesgo
de quedar crudo como por la mitad.

Para voltearlo, sólo hay que merodearlos
con una palita, en cuanto puedan meter la pala debajo del pastelillo
y ésta salga limpia, es tiempo de voltearlos.  

Para decorar siempre pueden usar
un poquito de crema chantilly y una fresita, aunque el jarabe de chocolate
y maple también funcionan si su madre es del tipo tradicional.