De puro churro

Editoras tragonas presentan...

Alamy

Las editoras tragonas de Chilango probamos varias opciones de churros en su versión clásica. Checa aquí cuáles nos quedaron a deber y cuál fue nuestro favorito del manjar azucarado. 

El Moro 4 x $16

Ale Leglisse: Los mejores. Tienen la consistencia perfecta y en sabor están muy equilibrados. El azúcar, aceite y sazón se integran perfectamente.

Ale Jarillo: Honor a quien honor merece, y en materia de churros el Moro (cualquiera de sus sucursales) se corona como el mejor. No sólo porque hay opciones de complementos como cajeta o lechera, sino porque hasta nos podemos dar el lujo de elegir entre azúcar sola o con canela. Su sabor es especial, su tamaño y consistencia, si fuera espaguetti se podría decir que están al dente. Recién preparaditos son un placer, aunque soportan el enfriarse. Se antojan sólo de imaginarlos. 10 puntos de 10.

Georgina: Desde el principio estos tenían la de ganar, pero no quise ser parcial y no me precipité. Sin embargo, después de probar los otros cuatro comprobé que éstos son de los mejores churros que tenemos en el DF: delgaditos, en el punto exacto de crunchy, nada empalagosos a pesar de estar espolvoreados con azúcar y canela. Sólo falta el chocolate para chopearlo.

Sasha: Desde la presentación (una cajita blanca muy mona), hasta el azucarado, este churro se convirtió en el ganador de la contienda. Es de tamaño clásico, delgadito y esponjosito. Lo mejor es que puedes pedir que le echen sólo el azúcar o azúcar y canela; y de opciones para acompañar (cajeta, lechera o chocolate) le va muy bien  la cajeta porque se cuela en el centro del churro. ¡Moro por siempre!

El Moro
Eje Central Lázaro Cárdenas, Centro 
5512 0896

Recuerda que ahora también cuentan con un local en el Mercado Roma

Los Bisquets de México $4

Ale Leglisse: Mis segundos favoritos. Me gustó que el centro esté blandito y crujiente en la corteza. Están impregnados de aceite, pero para bien.

Ale Jarillo: El sabor es bueno, pero hay que tener suerte de que los cocinen bien: a veces la masa puede estar muy poco cruda y si se comen horas después de su preparación, se ponen un poco tiesos y pierden su buen sabor.

Georgina: cuando hicimos la ronda para probar los churros y nos dimos cuenta que la masa estaba cruda, automáticamente mi mente proceso esto como algo asqueroso. La apariencia de la masa en el interior era rosada y le restaba todo tipo de antojo que pudiera tener. El sabor no era tan desagradable, era ligeramente dulce. Sin embargo, no está bien que no cuiden este tipo de detalles.

Sasha: Muy largos y delgados. La masa tiene buen sabor y algo de grasita pero lo curioso es la consistencia húmeda de la masa color rosa del interior. Fue el más suave de todos pero una parte del churro estaba cruda.

Los Bisquets de México
Fray Servando Teresa de Mier 3, Jardín Balbuena
5571 7346 

Bisquets Obregón $6

Ale Leglisse: Mi tercera opción. Son más dulces que los anteriores y más condimentados, y creo que ése es su encanto, pero podrían empalagar fácilmente.

Ale Jarillo: No están mal, sin embargo, tienen mucho sabor a vainilla y no se siente muy natural. Si se comen más de dos (que es la idea) pueden llegar a ser hostigosos, éso sin mencionar que son los más caros de nuestra selección. 

Georgina: si tuviera que definir estos churros diría que son muy grasosos y muy empalagosos. Además del azúcar les añaden vainilla, pero no en un toque sino en demasía y eso a mi parecer les resta puntos porque no te queda ese antojo de decir “no pasa nada, me echo otro”.

Sasha: Al morderlo, lo primero que se percibe es el sabor a vainilla. Para mi gusto tenía más grasa que sabor. Puedes pedirlo con o sin azúcar, cosa que en mi opinión es rara; churro sin espolvoreado, no es churro. No vale los seis pesos que cuesta. Fue el que menos me gustó.

Los Bisquets Obregón
Álvaro Obregón 58, Roma Norte
5264 230

Hospital PEMEX, Azcapotzalco 4x $13

Ale Leglisse: No están mal, pero son promedio, ni muy muy, ni tan tan.

Ale Jarillo: Son churros guerreros, de esos pensados para sobrevivir al tiempo y a la intemperie. En relación precio-calidad salen bien librados pues son baratos y su sabor clásico. Ideales para satisfacer el antojito momentaneo.

Georgina: para ser callejeros, son de lo más decente que comí después de El Moro. Están súper gorditos  y crujientes, y la ración de azúcar es la exacta para cubrir el antojo post comida o en la cena acompañándolos con una taza de chocolate caliente.

Sasha: Clásico churro callejero con sabor a masa menos comercial. Son una ganga para fel tamaño y el grosor. Serían una delicia si les ponen relleno porque soportarían cualquier relleno. Los pongo en segundo lugar.

Hospital PEMEX Azcapotzalco
Avenida 5 de Mayo S/N, Centro de Azcapotzalco

¿Listo para lanzarte por un churro? ¿Qué otros recomiendas?

También checa:

Panaderías y pastelerías
Churrerías para la felicidad
Mi reino por un postre