Cuernitos que rifan

Y no son de Tía Rosa

VÍA@Alegret_
Foursquare

Francia nos ha dado muchos regalos: Olivier Giroud —búsquenlo—, el Louvre y el queso. Pero a diferencia de lo que muchos pensamos, el croissant no es uno. Sea como sea, estos cuernitos mantequillosos son una delicia y aquí te decimos dónde comerlo.

Costra 

Por los lares sureños, tenemos Costra, una panadería a la que te harás adicto. Para darte un gusto, échate uno de los favoritos de la clientela: el croissant de Nutella. El mejor cuernito de chocolate de la zona. Recientemente sacaron uno de almendra que no está nada, pero nada, mal.

Costra
Av. Universidad 371-B, Col Narvarte
70 30 38 93
mar-vie 8-21 h, sáb y dom 9-20 h, lunes cerrado

Central Bakery 

En la Condesa tenemos Central Bakery. Aparte de unas baguettes increíbles, hay café y repostería. Lánzate por un paquete Desayuno Petit, en el que por $75 tienes un croissant de jamón y queso, un plato de papaya y un café americano. Este cuernito, suave por dentro y crujiente por fuera, te dejará pidiendo más, más y más.

Central Bakery
Cadereyta 17, Condesa
5211 7444
lun-sán 8-21 h, dom 8-14 h
http://www.centralbakery.com.mx
 

La Boheme

Acá todo está bien. El pastel de chocolate con avellana, el chocolatín, la torta de limón con merengue, las baguettes, el croque monsieur y, por supuesto, los croissants. ¿Nuestro favorito? El de jamón, salsa bechamel y queso gratinado. Un placer en la lengua y en los ojos.

La Boheme
Alejandro Dumas 125, Polanco
5280 8385
mar-dom 8:30-19 h
http://www.laboheme.com.mx

Masa Madre 

Aquí se come de todo, pero lo mero mero —pa’ nosotros— es el croissant de almendras, el favorito de los amantes del carbohidrato. Si lo tuyo es lo godín, hay paquetes ejecutivos para disfrutar de una buena comidita antes de entrarle con todo al postre. No te vas a arrepentir de todas las calorías que le metiste a tu cuerpo.

Zacatecas 139, Roma
6389 3434
lun-mar 8-20 h, mié 8-23 h, jue-sáb 8-1 h, dom 9-16 h
 

¿Cuál se te antojó?

Échale ojo a:
Panaderías y pastelerías internacionales 
Postres que nos vuelven locos 
Las panaderías más antiguas