5 motivos para conocer María Ciento 38

Si buscabas un pretexto para darte una vuelta a Santa María, ya lo tienes

Foto: María Ciento 38

A un año de vida, María Ciento 38 continúa como una de las joyas gastronómicas en Santa María la Ribera. Si quieres comer a la siciliana y relajarte el fin de semana te recomendamos visitar este lugar. Aquí algunas motivos para conocerlo:

Desayuna rico y sin prisas

Desayuno María Ciento 38
Foto: María Ciento 38

Siéntete en el jardín de su casa, empieza tu finde con un sustancioso desayuno y café recién hecho. Si te gusta la salsa de jitomate como la preparan los italianos, pide los huevos estrellados con pomodoro, o bien, la parmigiana al uovo, una delicia hecha con láminas de berenjena con salsa pomodoro, queso parmesano, pan de la casa y un huevo estrellado encima. Recuerda que puedes llevar a tu perro, aquí sólo te piden que lo traigas con correa.

Compra algo vintage

El proyecto de María Ciento 38 comenzó porque Cristina Cialona y Mario Llaca querían poner un showroom de muebles y un estudio de arquitectura. De los muebles, Cristina nos cuenta que podemos encontrar objetos y muebles restaurados de los cuarenta a los setenta.No todas las obras están en la casa, pero seguramente verás algo interesante gracias a su curaduría.

Inspírate con un poco de arte

Otra de las funciones de la casona de la época del porfiriato es ser galería. Con alrededor de mil piezas en su catálogo, podrás ver trabajo de Kasuya Sakai, Gabriel Ramírez, Francisco Toledo, Alejandro Santiago, Vicente Rojo, Joy Laville, entre otros. Antes o después de comer puedes visitar este espacio del cual saldrás maravillado.

Un café para pasear por Santa María

Porque en Santa María también hay lugares cool
Foto: Raquel del Castillo

En la parte de enfrente, lo nuevo de María ciento 38 es la pastelería. Puedes pedir un café para llevar y un cuernito (escarchado con azúcar o mascabado) y caminar hacia el kiosko para ver los bailes callejeros y las clases al aire libre.

Ten una cita

El jardín durante la noche se antoja para llevar a tu cita, pues la luz es tenue y el ambiente se presta. Disfruta la música de fondo con clásicos italianos y su carta de vinos que pueden ser por copeo o botella. ¿Quién se resistiría a un tiramisú acompañado de o panquecito de Ricotta con vino espumoso.