El bar de cereal en la ciudad que debes conocer

Directito a tu infancia con un renovado bowl de cereal

Cereal Bar en CDMX
Foto: Daniela Barranco

¿Alguna vez has pensado en comer tu cereal con algo más aparte de fruta? Imagina un bowl con más de un cereal —por qué no uno de chocolate relleno de chocolate combinado con el de Mario Bross—, con leche de tu color favorito y toppings como gomitas, galletas, helado y hasta Huevo Kinder. Lo puedes armar en Crispy Cereal Bar en CDMX.

Este lugar abrió a principios de marzo de este año en la Roma y es el primer bar de cereal en Chilangolandia. En México, ya había algunos de estos lugares en Querétaro (El Ring Cereal Bar) y en Tijuana (Konfleiks Cereal Bar), y a mediados de abril abrió Estación Cereal en CDMX. Y ya se habían tardado, pues el boom de los bares de cereal empezó en 2014 en Londres y de ahí se fue expandiendo.

También lee: prueba un sope de ¡Nutella! 

Viridiana, Tania y Sandra —las tres son hermanas— decidieron abrir Crispy Cereal Bar en CDMX después de un viaje a España, donde comieron en uno de estos lugares. Les gustó tanto y les recordó a sus tardes de películas, que pensaron que era una buena idea. Las tres, junto con Lucas, sacaron sus ahorros para traer, de inicio, 150 cereales diferentes. Pero tienen como meta ofrecer más de 400 opciones.

Cereal Bar en CDMX
Foto: Daniela Barranco

 De regreso a tu infancia en Crispy Cereal Bar en CDMX

Nunca volverás a ver los cereales igual. Los bares de este clásico desayuno llegaron para reinventar la forma de comerlo. Para empezar, siempre es difícil escoger cuál probar: hay los que todos conocemos, como Nesquik, Cookie Crisp, Corn Pops y Cheerios, pero también hay cereales importados o difíciles de conseguir, como el French Toast, Choco Squares, Smorz, Waffle Crisp, Marios Bross, Lucky Charms y muchos más. Si eres indeciso, pregunta qué te pueden recomendar, según tus gustos.

Hay dos tamaños: el chico, que lleva dos cereales, un topping y un aderezo; y el grande, que lleva los cereales que quieras, dos toppings y aderezo; si quieres ponerle algo como Huevo Kinder, tiene un costo extra. Si sufres el mal de esta generación —colitis e intolerancia a la lactosa—, hay leche de coco y de almendra, así que no hay pretexto para no ir. La leche es de colores: azul, rosa, morada, verde, amarilla… Y para los pequeños, hay un plato chiquito en forma de iguana.

Si crees que no vas a quedar satisfecho con un plato de cereal —ajá, ya veremos—, también hay opciones como waffles de colores sabor chocolate, con frutas y brillos comestibles, también hay uno vegano, o un sándwich con queso de colores. Para beber, puedes pedir malteadas —que están igual de atascadas— y hasta té.

Mientras comes tu bowl de cereales, en Crispy Cereal Bar en CDMX hay juegos de mesa, te dan papeles y crayones para que hagas un dibujo y lo cuelgues en alguna de sus paredes.

Dónde: Chihuahua 98, Roma

Horario: lunes a viernes de 9 a 20 h, sábado de 9 a 21 h y domingo de 9 a 19 h

Costo: $100 promedio, aceptan pago con tarjeta

Te puede interesar: expendio de maíz, un lugar de anarquía gastronómica